La Policía de Entre Ríos interceptó una camioneta conducida por un hombre de 54 años, su hijo de 24 y otro hombre de 50 años, todos oriundos de Paraná, quienes transportaban un animal salvaje muerto en el municipio de Sauce de Luna.

Se trataba de un “guazuncho” o “corzuela”, una especie en peligro de extinción que está protegida por las disposiciones provinciales de la Dirección de Recursos Naturales, por lo que su caza está terminantemente prohibida. Lo que empeora la situación es que la caza fue realizada en un Departamento donde la cacería está vedada.

Los hombres poseían una escopeta calibre 12/70 mm. de siete tiros sistema trombón, cuya procedencia no pudieron justificar.  

El guazuncho habitaba tradicionalmente desde el sur de México hasta el norte de Argentina y el oriente de Bolivia. En nuestro país está protegido en Entre Ríos, Corrientes y Catamarca, mientras que en otras provincias la actividad cinegética es libre. El guazuncho se ve afectado por la desaparición de su hábitat a causa de la tala de los bosques, su reutilización para terrenos de pastoreo en los que compite con el ganado doméstico, y la caza.