Las ordenes policiales suelen definir políticas de estado. La policía detuvo este miércoles a 35 activistas de Greenpeace que reclamaban la aplicación de la Ley de Glaciares y el cierre del emprendimiento de la minera canadiense Barrick en el cerro Veladero de San Juan, donde la justicia investiga el derrame de miles de litros de agua cianurada en los ríos de esa provincia cuyana.
Las detenciones se produjeron cuando dos escaladores de Greenpeace habían trepado los doce metros de altura del mástil junto al monumento a San Martín para colocar una bandera, un natural estilo de manifestación hecho por la organización, que trata de llamar la atención en cada uno de sus actos. Los activistas fueron trasladados a la comisaría 2ª del barrio porteño de San Telmo.
 
La Ley 26.639 llamada Ley de Preservación de Glaciares y Ambientes Periglaciales expone muy claramente “la protección de los glaciares y del ambiente periglacial con el objeto de preservarlos como reservas estratégicas de recursos hídricos para el consumo humano; para la agricultura y como proveedores de agua para la recarga de cuencas hidrográficas; para la protección de la biodiversidad; como fuente de información científica y como atractivo turístico. Los glaciares constituyen bienes de carácter público” En el caso de la mina sanjuanina Veladero, el experto estadounidense Robert Moran en su exposición al Congreso cuestionó la mina y aseguró que viola dicha Ley. Por otra parte, esta semana el gobierno recibió una orden de la Corte suprema para que investigue si las represas que se preteden hacer en Santa Cruz, no infligen la misma Ley.
 
Las últimas actitudes del gobierno nacional al abrir las retenciones al sector minero y potenciar las gestiones para que empresas de todo el mundo extraigan nuestros recursos naturales hablan de una clara apertura a la industria extractivista, la cual se desarrolla en ambientes vírgenes, violando la Ley de Glaciares y la Ley de Bosques. En lo que se refiere al cierre de la mina Veladero, en San Juan, otro de los motivos por los cuales Greenpeace se movilizó tiene que ver con la fuerte presión que la minera Barrick Gold está ejerciendo sobre el gobierno provincial. El fiscal sanjuanino la semana pasado pidió a la Corte que se desvincule de la causa al juez federal Sebatián Casanello, que investga el derrame de agua ciunurada que produjo la mina en septiembre.
 
Fuentes policiales informaron que las detenciones se efectuaron a instancias del juzgado correccional N° 7 bajo los cargos de atentado contra monumento histórico y resistencia a la autoridad; los detenidos fueron revisados por médicos legistas y distribuidos en las comisarías 2, 4 y 22 de la Policía Federal.

Gonzalo Strano, coordinador de la campaña de Glaciares de Greenpeace, sostuvo que “las detenciones se produjeron mientras se realizaba un reclamo en forma pacífica. La medida es injustificada. Vinimos a pedir que el Gobierno Nacional cumpla efectivamente con la Ley de Glaciares, realice el inventario correspondiente para establecer dónde existen áreas glaciares y periglaciares y cierre la mina Veladero“.

 
El momento de la detención de los activistas: