Por primera vez se abrirán las puertas de un museo del NOA para sacar los restos óseos de aborígenes y devolverlos a las comunidades a las que pertenecían. Esto será posible gracias a la Ley Nacional 25.517, que pone a disposición de los pueblos originarios que los soliciten los restos mortales que hasta ahora se encontraban exhibidos como piezas de museo.

Aunque la norma fue sancionada y promulgada en 2001, recién ahora se pondrá en práctica en las provincias del norte argentino. La comunidad India Quilmes, ubicada al oeste de Tucumán, en los Valles Calchaquíes, será la primera beneficiada con esa disposición, ya que firmó un acuerdo con el Museo Arqueológico de San Pedro de Colalao “Doctor Manuel Ángel García Salemi” para establecer la entrega de las piezas óseas.

Se trata de dos cabezas y un fémur que serán entregadas para darles sepultura. Las fotos de las piezas quedarán en el museo.

El objetivo es contribuir al fortalecimiento de los derechos de los pueblos originarios en la provincia, región y país; como también a la profundización de una visión intercultural de la vida.

Además, también se reunirán en el museo de San Pedro de Colalao los caciques de las distintas comunidades que conforman la Unión del Pueblo de la Nación Diaguita para debatir sobre las distintas realidades que viven y realizar un acto que contará con copleras y danzas autóctonas.