El juez civil y comercial Tristán Martínez dictó una medida cautelar en favor de una familia de la comuna santafesina de Piamonte, que prohíbe fumigar a menos de 800 metros de su hogar con cualquier tipo de agroquímicos. La medida que protege a todo el pueblo.

Según informó Página 12, la medida también prohíbe la circulación de máquinas pulverizadoras, conocidas como mosquitos, en todo el radio urbano así como el acopio de agroquímicos. La cautelar fue solicitada por la abogada María Eugenia Boccio quien patrocina a la familia Córdoba, gravemente afectada por las fumigaciones, tales como irritación en las vías respiratorias, ojos, garganta y nariz, lo que les provoca vómitos y mareos constantes. Estos síntomas son los que padecen todos los habitantes de los llamados ‘pueblos fumigados’, sobre los cuales El Federal le consultó al Dr. Medardo Ávila Vazquez, cuya nota podés leer ACÁ.

Esta medida cautelar para Piamonete tiene fecha 30 de setiembre y el último lunes fue notificada formalmente al presidente comunal de Piamonte, sobre quien se apunta que garantice la prohibición. Ayer la familia perjudicada denunció que hubo “mosquitos” circulando por su barrio.

Boccio aclaró que “la medida es cautelar -es decir es previa y no resolutiva del conflicto- pero su fin es impedir el agravamiento de la situación de la población de Piamonte y de la familia accionante en particular”. Se dictó en el marco de un juicio ambiental por ‘pluricontaminación’ originada en la actividad de los acopios, tránsito y guarda de maquinaria agrícola, específicamente ‘mosquitos’ o maquinaria pulverizadora, así como para guarda y aplicación de agroquímicos en las plantas de acopio que se encuentran dentro del tejido urbano

“La acción de amparo -agregó la letrada- pretende que judicialmente se resuelva en favor de la vida humana y el derecho ambiental, en base del cual se sustenta la vida y salud de las personas, y para ello, se peticionó que se prohíba la fumigación manual, terrestre y/o aérea con ningún tipo de agroquímicos a menos de 1000 metros de todo el ejido urbano de la comuna de Piamonte, y específicamente de la vivienda de los Córdoba”.

En su presentación Boccio pidió también que “se prohíba la circulación, tránsito, permanencia y/o cualquier otra actividad que implique la presencia en zona urbana de maquinaria agrícola, específicamente, mosquitos, y/o pulverizadoras”.

No es la primera vez que el mismo juez otorga una cautelar en este sentido: el 10 de junio de 2009 falló “prohibir fumigar en los campos ubicados al límite del Barrio Urquiza (San Jorge) en una distancia no menor a los ochocientos metros para fumigaciones terrestres, y de mil quinientos metros para fumigaciones aéreas, a contar dichas medidas desde el límite de la zona urbana, con ningún tipo de agroquímico o producto de los relacionados”. Este fallo fue confirmado en segunda instancia el 9 de diciembre de 2009 por la Sala Segunda de la Cámara de Apelaciones, rechazando el recurso de apelación articulado por la Provincia de Santa Fe.