El 22 de febrero Dinamarca demostró al mundo que es posible otra forma de desarrollo y generación energética, durante todo este día las aspas de sus turbinas eólicas generaron suficiente energía para abastecer el consumo de todo el país, consiguiendo detener por 24 hs el uso de combustibles fósiles. La meta del gobierno danés es que para el año 2020 el 50% de la energía provenga de fuentes renovables y para el 2050, el 100%.

La pasada navidad se hizo una experiencia similar, la de mantenerse un día con energía eólica y las autoridades debieron detener la generación ya que se consiguió producir más energía de la que el país necesitaba.

La noticia, la de poder permanecer todo un día consumiendo energía renovable, sirvió de plataforma para que la empresa Vestas anunciara la creación de una nuevo prototipo de turbina eólica que en un día produjo 216.000 KW por hora, creando tanta energía como para abastecer de energía a un hogar por dos décadas.

La nueva turbina tiene una altura de 220 metros y tres aspas de 80 metros, que hacen un diámetro de 164 metros, cubriendo una superficie de más de 21.000 metros cuadrados, tres veces el tamaño de una cancha de fútbol. La idea de la empresa, cuando comience a producir en serie estas turbinas es tratar de reducir el número de ellas para poder generar más energía con menos turbinas, ocupando menos espacios.

Hoy el 40% de la energía que se consume en Dinamarca proviene de fuente eólica.  El país es pionero en la utilización de energías alternativas, comprobando que es posible el desarrollo utilizando recursos naturales limpios y renovables.