El avance pertenece a investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) que integran el Grupo de Magnetismo y Materiales Magnéticos (G3M) del Instituto de Física La Plata.

Nos dedicamos desde hace muchos años a temas relacionados al desarrollo de esta técnica que se denomina hipertermia magnética, y en este trabajo en particular utilizamos nanopartículas de magnetita, es decir óxido dehierro“, explicó Marcela Fernández van Raap, autora del artículo.

La técnica consiste en el desarrollo de nanoclústers, es decir paquetes de nanopartículas que podrían ser alojados en el interior de esos tumores. Al ser activados externamente por medio de un campo de radiofrecuencia, podrían nutrirse de su energía para disipar luego el calor (elevando la temperatura a 43 grados) y generar así la muerte de las células malignas.

Si bien hay otros materiales que ofrecen una mayor prestación, también son más tóxicos, y buscamos terapias localizadas que agredan sólo al tumor y las células enfermas, pero no al tejido sano. Para ello necesitamos
nanopartículas inteligentes y eficientes, que bajen el nivel de toxicidad y los daños colaterales“, agregó.

El equipo realizó pruebas en ratones, en el Instituto de Química y Fisicoquímica Biológicas usando como modelo un tipo de cáncer de piel, el melanoma, para lo cual se diseñó un aplicador de campos de radiofrecuencia ad hoc.

Esto es un aporte inicial para resolver los problemas para la traslación, uno de los cuales es lograr abarcar todo el tumor porque de no ser así las células tumorales no afectadas por el tratamiento continúan creciendo en forma desmedida“, destacó Marcela Fernández van Raap.