Luego de litigar una década, la Justicia de la provincia de Santa Fe halló responsables a las empresas cerealeras Servicios Portuarios y Agroexport por causar daño ambiental y a la salud de los vecinos del barrio Islas Malvinas, también ordenó una serie de estudios para determinar si corresponde indemnizar a aquellos perjudicados por la actividad contaminante que desarrollaron durante los años 2006 al 2008. 

Nicolás Mayoraz, abogado demandante de un grupo de 150 familias que viven en el barrio Islas Malvinas, comentó en una entrevista radial en LT3 que “Es un caso inédito en Santa Fe, se trata de la primera condena a través de una acción de este tipo” El Tribunal de Responsabilidad Extacontractual número 6 habilita el pedido de resarcimiento monetario para este grupo de familias que debió padecer el funcionamiento irresponsable de estas empresas.

“La cuantificación se hará en base a una prueba para ver dónde hubo daño a la salud, aunque los rubros son diversos. Hay personas que se vieron afectadas por la desvalorización de la propiedad. La sentencia los alcanza a ellos como reclamantes y la indemnización está garantizada”  Los jueces Horacio Allende Rubino, Eduardo Oroño e Ignacio Aguirre, fijaron condena a las empresas Agroexport y Servicios Portuarios, estas operaban en la zona conocida como Puerto Norte, donde hoy se levantan modernas torres. El problema se plantea con respecto a la capacidad de pago de las empresas. “Agroexport no existe más y no tiene bienes embargables. Es un insolvente y ni siquiera estuvo en el juicio, en cambio Servicios Portuarios sustituyó el embargo de terrenos en las torres Maui con un seguro de caución”, comentó Mayoraz.

El juicio comenzó en el año 2006 cuando estas dos cerealeras trabajaban en este sector, lo hicieron hasta el 2008, en ese lapso de tiempo un grupo de vecinos presentó una demanda por daño ambiental. La acción judicial también recayó sobre la Municipalidad, quien debía ejercer el papel de controlar la actividad de las empresas y el impacto ambiental de la misma, algo que nunca ocurrió. El fallo de los jueces exime a la municipalidad de culpa y cargo, algo que lo vecinos desaprueban.

Ahora corresponde determinar qué clase de daño puntual tuvieron las 150 familias, algunas denuncian daños a la salud y otras a la desvalorización de la propiedad por estar cerca de plantas que contaminaban el medio ambiente. La justicia habilitó a que sean indemnizadas en cualquier caso.