A simple vista parecen dos especies más apropiadas para implantar en la huerta, pero el enebro y el laurel son variantes óptimas para probar en el jardín junto con las flores y otras plantas llamativas. El enebro (Juniperus communis L.) es una especie arbustiva, conífera y leñosa, perteneciente a la familia botánica de las Cupresáceas, originaria del Hemisferio Norte, desde los Estados Unidos y Canadá hasta Europa y Asia. Los pueblos que habitaban esas tierras lo utilizaban como planta ornamental, medicinal y aromática desde siempre. Muy cultivada en parques y jardines por el destacado valor ornamental sobre todo el de las múltiples variedades de diferentes tamaños, formas y colores. Se lo utiliza como individuo aislado en el parque o como seto de reparo u ocultamiento.
En la medicina vernácula se la emplea para el tratamiento de trastornos digestivos, como aperitivo y estimulante del apetito, para el tratamiento de heridas, llagas, de la tos y el catarro, estimulante de la función renal, para mitigar los dolores reumáticos y los provocados por cistitis, para la alitosis y también para combatir el acné. En las artes culinarias se la emplea como aromática por el agradable sabor de sus frutos y semillas para sazonar ensaladas, carnes rojas sobre todo las de ciervo y cordero y para la elaboración de licores y especialmente de la ginebra.
Por destilación del líquido donde fermentan los frutos se obtiene un aguardiente con la que finalmente se elabora esa bebida. Su madera es muy utilizada para ahumar carnes por el agradable sabor que les confiere. Florece en verano y se multiplica por gajos, acodos y por semillas. Las variedades se obtienen solo por reproducción agámica incluyendo a los injertos. Es una planta perenne, aromática, muy ramificada, de 0,30 a 2 m de altura y totalmente cubierta de un fino indumento piloso.
Las hojas son pecioladas, de lámina entera y borde aserrado, obtusas, densamente pubescente en la cara inferior, de forma aovada, de hasta de 1 a 5 cm de largo. Las flores pequeñas y de color blanco, en número de 10 a 20 se encuentran reunidas en inflorescencias cimosas más largas que las hojas, que parten de las axilas de las hojas. El fruto también pequeño contiene cuatro núculas lisas. Requiere temperaturas templado cálidas y plena exposición soleada durante todo su cultivo, aunque soporta condiciones de media sombra. Puede tolerar bajas temperaturas en el invierno sin llegar a las bajo cero. Soporta suelos pedregosos y arenosos, frescos y profundos pero para obtener buenos ejemplares es necesario cultivarla en suelos francos con buen tenor de materia orgánica superior al 4%. No tolera suelos arcillosos, pesados e inundables. El pH óptimo del sustrato es de entre 7 y 7,5.
Es muy resistente a plagas y enfermedades por lo que no habría que efectuar controles frecuentes y minuciosos pero si esporádicos para evitar el ataque de arañuelas,  hormigas, babosas y caracoles.

Triunfos. El laurel ha sido desde siempre el símbolo del éxito y la victoria sobre el cual escribió Virgilio en su segundo libro de La Eneida. El laurel (Laurus nobilis) pertenece a la misma familia botánica del alcanfor y la canela y en sus lugares de origen, la cuenca del Mediterráneo y las Islas Canarias, forma densos bosques naturales denominados laurosilvas.
Cultivado en el mundo por su valor condimenticio y ornamental, se ha extendido notablemente en nuestro país, considerándoselo asilvestrado e invasor por su versatilidad adaptativa a suelos, climas y ambientes disímiles. Es un árbol perenne, de más de 8 m de altura, siempreverde, rústico y con pies de diferente sexo, en los inviernos con hermosas flores amarillas y frutos de color negro que son muy apetecidos por los pájaros, sobre todo por los zorzales y calandrias, los esparcen por doquier,  provocando la invasión de sitios culturalmente descuidados.
Por los diferentes ambientes en los que se implanta espontáneamente y por su reproducción a través de semillas aparecen individuos con notables disimilitud de tamaño, forma y aroma de sus  hojas. Muy fácil de multiplicar por semillas y por esquejes tomados en primavera. Junto con el manzano es el árbol que reúne las más vastas historias y leyendas de la humanidad. Es el árbol santo y el ramo bendito de toda ceremonia religiosa y ritual pagano y esotérico.
En la terapéutica doméstica se lo emplea por sus propiedades digestivas, carminativas, emenagogas y aperitivas. Entre la ropa protege de las polillas y quemadas las hojas y astillas de su madera aromatiza y purifica los ambientes del hogar. Con la madera se confeccionan hermosas artesanías, peines, cajas y de los más diversos utensilios