Las películas argentinas “Fantasmas de la ruta”, de José Celestino Campusano y “El rostro”, de Gustavo Fontán, fueron galardonadas con el Premio del Jurado Joven y una mención especial en el cuarto Festival de Cine Lima Independiente, que se realizó en la capital peruana.

Mientras que el filme de Fontán obtuvo una mención especial en la Competencia de Vanguardia, Fronteras Destruidas, la nueva película de Campusano, obtuvo el premio a la Mejor Película de la Competencia Internacional Jurado Joven.

“Fantasmas de la ruta” es quizás la apuesta más arriesgada e impactante de Campusano: una radiografía sobre el flagelo de la trata de personas y la esclavitud sexual. La película revela toda la cadena de la trata: la detección y selección de la víctima, el engaño, el encierro, la anulación de la persona a través de las drogas, el miedo y la negación de comida, la incomunicación, la amenaza continua con represalias a su familia y la complicidad institucional, de políticos, jueces y policías.

“El rostro”, en tanto, es un viaje de ensoñación y recuerdos que sigue los pasos de un hombre que regresa a una isla del río Paraná, en Entre Ríos, donde se asiste a una temporalidad diferente marcada por un sonido asincrónico y el uso de distintos materiales fílmicos en blanco y negro.

Fontán es un verdadero artesano y poeta del cine. Trabaja el blanco y negro en diferentes formatos de registro (desde el Súper 8 hasta el 16m), sin diálogos y con un sonido asincrónico que generan extrañas sensaciones a la hora de explorar el pasado y el presente de unos personajes y de su lugar en el mundo.