El gobierno bonaerense anunció ayer una serie de medidas destinadas a los productores agropecuarios de más de 50 distritos del interior de la provincia de Buenos Aires, declarados en emergencia agropecuaria por las intensas lluvias de los últimos meses que anegaron unas 12 millones de hectáreas, según estimaciones de las entidades agrarias.

El anuncio lo formuló el gobernador Daniel Scioli tras mantener una reunión extraordinaria de la Mesa Agropecuaria Provincial en la que instó a los productores y a su gabinete a “articular medidas en el marco de la situación climática planteada por lluvias excepcionales que superan en un 80% el registro histórico”.

“Es un momento en que todos tenemos que colaborar, cada uno desde su lugar hacer el esfuerzo y todo lo que esté a nuestro alcance y hecho en forma racional se hará porque estamos en un momento muy especial y sensible de la economía nacional”, detalló.

En ese contexto, el gobernador anunció que se prorrogarán los vencimientos en créditos del Banco Provincia por 90 días y que se otorgará ayuda financiera a municipios para recomposición de caminos rurales y vecinales.

También adelantó que se aplicará en forma inmediata los beneficios de la ley de Emergencia Provincial para los partidos que han sido declarados en Emergencia y/o Desastre Agropecuario desde el 1 de junio y hasta el 30 de setiembre inclusive.

Para los partidos declarados en emergencia significa la prórroga del impuesto Inmobiliario Rural, de la Tasa de Red Vial municipal y de los créditos del Banco Provincia mientras que a los declarados en desastre se los exime de esos tributos y se les otorga una baja en la tasa de interés de los préstamos.

Scioli dijo hoy que “cuando uno ve la evolución de los porcentajes de aumento de la lluvia por sobre el promedio histórico es impresionante porque significa un 80 por ciento más del promedio histórico de los últimos años”.

El presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), Horacio Salaverri, las medidas del gobierno provincial “van en la dirección correcta”, aunque pidió seguir “ahondando en estas políticas”.

El dirigente dijo que además de los beneficios del Banco Provincia y ARBA se incorporará “una derivación de 38 millones de pesos a los municipios para caminos rurales” y pidió al gobernador que “transfiera a Nación nuestra preocupación porque el sector tiene grandes problemas tributarios a nivel nacional y tiene grandes problemas para articular con el Banco de la Nación Argentina”.

El director de la Sociedad Rural Argentina en la Provincia, Abel Guerrieri, detalló que “le comentamos al gobernador la problemática que vemos” y subrayó que “nos llevamos medidas paliativas para esta circunstancia que está viviendo el productor”.

En tanto, el integrante de Federación Agraria, Tito Allende, explicó que “hay 12 millones de hectáreas afectadas por el agua”. “Se trata de hectáreas de más de 50 de los 111 distritos productivos de la provincia de Buenos Aires”, apuntó y reflexionó que “ya se debería estar sembrando, y no se puede”.

Allende sostuvo que en la zona de la Cuenca del Salado “la situación es gravísima” y recordó que el fin de semana último, en la zona de General Belgrano, Chascomús, Ranchos, Lezama y Pila “llovieron más de 150 milímetros”.

“Las napas están superficiales, no pueden recibir más agua, las canalizaciones son insuficientes y los espejos de agua locales están en situación de desborde”, detalló.

El dirigente rural aseguró que “no sabemos qué es lo que va a seguir pasando”, pero destacó la buena predisposición del gobierno bonaerense para implementar medidas de auxilio para el sector.

Según el ministro de Asuntos Agrarios bonaerense, Alejandro “Topo” Rodríguez, la mitad de los municipios de la provincia de Buenos Aires que cuentan con actividad agrícola ganadera fueron declarados en emergencia o desastre agropecuario debido a las intensas lluvias caídas en los últimos meses.

“Al día de hoy hay 54 municipios que han sido declarados en emergencia o algunos casos emergencia y/o desastre, lo que constituye aproximadamente la mitad de los municipios agrícolas de la Provincia, graficó.

Según datos de la cartera agraria, la provincia de Buenos Aires atraviesa una situación excepcional en materia de excesos hídricos, habiéndose declarado la emergencia agropecuaria para más de 50 municipios en los últimos 60 días.

En esos Partidos, se han verificado casos como el de Pila, donde el registro de precipitaciones entre enero y agosto de este año superó en 116 por ciento el promedio de agua caída para el mismo período en los últimos 20 años.

En el distrito de Lezama, también declarado en emergencia la semana pasada tras caer 200 milímetros en 48 horas, los camino se encuentran en situación crítica y de anegamientos con una lluvia acumulada a lo largo del año de más de 1.200 milímetros.

En tanto, en General Guido, cayeron en lo que va del año unos 1.300 milímetros cuando la media anual es de 900.

 

Fuete: Télam