El Arquitecto Francisco Salamone fue un genio, diseñó mataderos, cementerios y palacios municipales en las ciudades más alejadas de la provincia de Buenos Aires. Entre 1936 y 1940, construyó más de 60 edificios y muchas obras las hacía en forma simultánea, se trasladaba en avión. Su vida es un misterio, pero su legado es inmortal, con el objetivo de transmitir su obra se creó el Proyecto Salamone: un viaje monumental, un libro para niños de 6 a 11 años.

La obra de Salamone tuvo un rasgo determinante en la vida de los pueblos en donde se emplazó, se trató siempre de edificios monumentales que tienen un denominador común: en la pampa bonaerense se pueden ver a varios kilómetros de distancia. Hechos durante la gobernación de Manuel Fresco, su fin fue simbolizar la presencia del Estado en los pueblos que habían  estado en la linea de fortines. Gran parte de estas obras son hoy Monumentos Nacionales.

El libro fue hecho a través de la idea de la Museóloga Pilar Martínez, el diseñador gráfico Iván Berdén y el escritor Blas Belmonte. El proyecto fue beneficiado por una de las becas de a la Creación del Bicentenario 2016 otorgadas por el Fondo Nacional de las Artes. Martínez, especialista en la obra de Salamone es autora del producto turístico “Los Caminos de Salamone”, una ruta que recorre los diez Distritos en los que el “Arquitecto de las Pampas” hizo su obra.

“Apuntamos al público infantil ya que el único material de lectura escolar que existe sobre Salamone es un catálogo que enumera los edificios y se focaliza en lo meramente arquitectónico utilizando una jerga técnica. Lo pensamos como un viaje estratégico cuyo recorrido pudiera llevarse a cabo en la vida real. La familia de la ficción parte desde La Plata, realiza un recorrido por la ruta 3, se desvía hasta Coronel Pringles, pasa por Guaminí y luego emprende el regreso”, declaró al diario La Nueva, la autora de la idea.

Proyecto Salamone: un viaje monumental“, es un libro que está abordado como si fuera una obra documental, pero con pasajes ficcionados. Relata la historia de dos niños que recorren la provincia de Buenos Aires por el camino en donde Salamone realizó su obra, son diez Distritos, los que en sus ciudades cabeceras tienen la fortuna de tener edificios de él: Azul, Rauch, Balcarce, Gonzales Chaves, Laprida, Coronel Pringles, Tornquist, Saavedra, Adolfo Alsina y Guaminí.

“Nos interesa que los chicos puedan comprender y asimilar que los lugares en los que vivimos cuentan quiénes somos como comunidad. Queremos que contribuya a afianzar las identidades locales y también a reconocer y revalorizar los lazos que unen a los pueblos del sur de la provincia”, comentó la mentora del proyecto. Los capítulos del libro se hicieron siguiendo un concepto abierto y colaborativo, ya que se lanzó una convocatoria entre fotógrafos, artistas, ilustradores, escritores, músicos, historiadores y vecinos de los pueblos en donde Salamone construyó sus obras. La particularidad del libro es que también incluye el diseño de una app, que se descarga en forma gratuita, y por medio de esta es posible interactuar delante de las obras de Salamone con realidad aumentada.

La figura de Salamone se engrandeció en los últimos años, su obra, su personalidad y su método de trabajo hicieron crecer el mito. Se trata de uno de los más grandes arquitectos que tuvo nuestro país. Su obra les dio identidad a los pueblos que se encontraban en la periferia del mapa provincial, con la construcción de estos monumentales edificios se promovió el crecimiento de los pequeños pueblos. Salamone recibió el apoyo del entonces gobernador de Buenos Aires, Manuel Fresco, del Partido Conservador, emparentado con ideas de derecha. “Lamentablemente su figura quedó ligada a ello y su persona cayó en el olvido sin un merecido reconocimiento. En las comunidades su obra se naturalizó como otros espacios de la obra pública”

Sin embargo, a través de la fotografía en la década del 90, la obra del “Arquitecto de las Pampas” resurgió nuevamente y hoy es un personaje que genera por sí mismo un atractivo especial en todos los pueblos en donde realizó sus edificios.