Una de las virtudes de la gama 207 Compact es la que hereda del 206: la confiabilidad. Esta característica, sumada al diseño juvenil, lo han transformado en uno de los modelos más exitosos del mercado, una posición que, ahora, refuerza con la llegada de una motorización gasolera HDI 1.4.
La novedad radica en una planta motriz denominada V4TD, motor de origen francés, de cuatro cilindros en línea y 1.398 cm3 de desplazamiento, alimentado por un sistema de inyección directa del alta presión, common rail, con turbo e intercooler, que entrega una potencia de 70 CV y un torque de 16,3 kgm a partir de las 2.000 rpm.
Se trata de un propulsor de baja rumorosidad que, en sociedad con una caja manual de cinco marchas, logra mover con relativa agilidad los 1.179 kg de peso de este sedán compacto para lograr prestaciones acordes a su configuración: acelera de 0 a 100 km/h en 17 segundos y alcanza una velocidad máxima de 161 km/h.
Sin embargo, la mejor de las marcas es lo que aparece en el momento de pasar por el surtidor: el rendimiento promedio alcanza los 20 kilómetros por litro, motivo por el cual, la autonomía es de 1.000 kilómetros. Excelente.

Carta ganadora. La incorporación de este propulsor suma un atractivo más a este modelo que encuentra uno de sus fuertes en el diseño. Si bien la variante de tres volúmenes no es la más lograda en términos de estilo (la trompa es idéntica a la del dos volúmenes, mientras que “la cola” toma la línea del 607), es válido asegurar que se nutre de las virtudes del hatchback, una característica que también involucra a la plataforma, estructura que se mantiene sin cambios desde finales de la década de 1990.
No obstante, este modelo (y la gama 207 Compact en general) se muestra como un producto sólido, con suspensiones robustas que le otorgan una respuesta dinámica  muy buena, mérito que en gran medida se debe a la suspensión trasera del tipo independiente. En curvas rápidas se muestra muy seguro, pero también se desempeña correctamente en el ámbito urbano, ofreciendo una respuesta suave a las exigencias del asfalto. La dirección acompaña esa respuesta con un asistencia bien lograda.                         
En el interior los espacios habitables son los mismos que ofrece el resto de la gama. Por eso, la habitabilidad es muy buena adelante (la posición de manejo ideal aparece rápidamente gracias a las múltiples regulaciones de volante y butaca) y ajustada atrás. El baúl ofrece una medida promedio  para su segmento: 385 dm3.

Otros ajustes. En el habitáculo también se advierten cambios. Incorpora un nuevo equipo de audio RDE con entrada USB, auxiliar y Bluetooth. Se trata de un sistema de buena calidad aunque de operación complicada.
La versión más equipada del modelo se distingue por la incorporación de pedalera deportiva y  volante forrado con cuero, además de sensor de estacionamiento trasero, butacas deportivas, levantavidrios en las cuatro puertas (la ubicación de las teclas de los alzacristales delanteros, situadas entre los asientos, al lado de la palanca del freno de mano, genera cierta incomodidad), espejos eléctricos, cierre centralizado con comando a distancia y computadora de a bordo. Esta dotación se complementa con la que se ocupa de la seguridad que, entre otros elementos, incorpora, airbags frontales, ABS y faros para niebla traseros y delanteros. No obstante, carece de un tercer apoyacabeza central trasero, al mismo tiempo que el ocupante de dicha plaza sólo dispondrá de cinturón lumbar.
La gama 207 Compact HDI 1. 4 Sedán se ofrece en dos opciones, XR, por 73.700 pesos y XT en 88.300 pesos, valores competitivos. El rival directo de esta variante de tres volúmenes es el Renault Symbol 1.5 dCi de 65 CV que, en la opción Confort, tiene un precio de 80.700 pesos, pero no  cuenta con ABS, llantas de aleación, ni conexión Bluetooth.
En el apartado garantía, Peugeot ofrece para este modelo, dos años de cobertura sin límite de kilometraje, un plazo acotado si consideramos que modelos de menor jerarquía ofrecen tres años.