El doble de lo que tenía que llover durante todo un mes, lo hizo en pocas horas. En un terreno en donde había agua acumulada, la magnitud del agua caída dejó a la ciudad de La Paz y alrededores en una dramática situación. Para estas horas ya hay 3000 evacuados que deberion abandonar sus casas. La corriente de agua que recorre la localidad es tan fuerte que arrastra los vehículos.

La lluvia provocó el desborde de los arroyos que atraviesan la ciudad, entre ellos el Cabayú Cuatia, que fue el que más daños ocasionó y obligó a gran cantidad de pobladores del Barrio Estación a evacuar sus viviendas.

Otros cursos de agua, que también se desbordaron, anegaron viviendas en los barrios Milagrosa, Puerto, Estación y Ribera del Paraná, donde también se produjeron evacuaciones. Además, el agua arrastró gran cantidad de automóviles y otros vehículos que se encontraban en la vía pública, y un niño que estaba desaparecido fue encontrado anoche trepado a un árbol, donde buscó refugio para evitar que el agua se lo llevara. Esta situación llevó al intendente, Bruno Sarubi, a declarar el alerta y la emergencia hídrica y reunió al Comité de Crisis para diagramar las acciones a seguir.

El norte entrterriano resiste como puede la presencia del agua.  En Feliciano, casi en el límite con Corrientes, en poco tiempo llovieron 350 milímetros que obligaron a evacuar a 60 personas mientras que los damnificados totalizaron 250. En Federal, donde la lluvia rondó los 250 milímetros, hay 85 afectados y 25 evacuadas, mientras que en Chajarí había esta mañana 25 familias evacuadas, integradas por más de un centenar y medio de personas.

En Federación, localidad ubicada junto al río Uruguay, la lluvia obligó a las autoridades a evacuar a 8 familias compuestas por más de 50 integrantes. El fenómeno meteorológico se sintió también en Colonia Federal, una localidad cercana a la anterior, donde las familias afectadas tuvieron que ser alojadas en el Centro de Desarrollo Infantil Casa del Niño de Campo de Mayo.

José, integrante de una de las familias situadas junto al camino que pasa por el frente del nuevo edificio de la escuela Agrotécnica, comentó que debieron abandonar la vivienda porque las aguas superaron los 50 centímetros en el interior de la casa.

En Santa Elena, una localidad que junto con La Paz está sufriendo la creciente del río Paraná, la fuerte lluvia provocó deslizamientos de barrancas y el ingreso del río en las zonas bajas.

El Servicio Meteorológico Nacional anticipó nuevas precipitaciones y tormentas durante toda la jornada e informó que “se prevé una semana con condiciones de tiempo muy inestables sobre el centro y sur del Litoral, esperándose el desarrollo de lluvias y tormentas de variada intensidad a lo largo de estos días”.

Según el pronóstico se esperan precipitaciones abundantes al menos hasta el próximo viernes, con valores totales en este periodo que alcanzarían los 150 a 200 milímetros en el sur de Corrientes, Entre Ríos y centro y norte de Santa Fe. Los viejos vecinos no recuerdan haber visto tanta agua, las precipitaciones dejan a los pueblos sin capacidad de reacción. Nadie se aventura a decir qué es lo que pasará. Por lo pronto, enormes masas de agua bajan por el Paraná, llevandose todo a su paso