Fuente: Télam

El satélite, especificado por la empresa Arsat y diseñado e integrado por Invap, será llevado por tierra hasta el aeropuerto local el próximo 18 de agosto, desde donde un avión Antonov lo transportará hasta el aeropuerto de Cayenne, en Guayana Francesa, con una escala previa en Ezeiza para realizar una recarga de combustible. Una vez que arribe a Cayenne, el satélite será transportado por tierra hasta Kourou, donde será lanzado al espacio.

El presidente de Arsat, Matías Bianchi, expresó su satisfacción al contar que el satélite está “listo y en condiciones de ser enviado al espacio a acompañar a su hermano mayor, el Arsat-1”.

El contenedor protege al satélite de las vibraciones o impactos que pueda sufrir como consecuencia de las condiciones de transporte y almacenamiento, y regula los valores de temperatura y humedad para proveer un ambiente apto para conservar el satélite.

Está compuesto por tres partes: una cubierta para aislar y regular las condiciones en su interior, un soporte suspendido donde se ubica el satélite totalmente integrado y una base que posee un sistema de resortes para aislar las vibraciones durante el transporte.

El ingreso del satélite al contenedor se completará mañana luego de finalizada la revisión de rigor, que hoy concluyó de forma exitosa y demostró que el satélite es apto a nivel sistema, que sus procesos están debidamente registrados y que no se verifican problemas abiertos.

El directivo destacó que la empresa está acompañada en esta nueva etapa por la Aftic (Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones), y confió en que “seguirá comprometida en la prestación de servicios de telecomunicaciones de igual calidad para todos los argentinos”.

“También trabajamos en posicionar a la empresa de telecomunicaciones estatal como un nuevo actor en el mercado de la telecomunicaciones regional, trabajando para la exportación de contenidos audiovisuales producidos en el país”, agregó.

El proceso de embalaje da por finalizada la fase de fabricación de componentes, integración y ensayos del Arsat-2, que incluyó la realización de una serie de pruebas funcionales en Invap y de ensayos ambientales en el Centro de Ensayos de Alta Tecnología (Ceatsa), en Bariloche. Los principales ensayos ambientales a los que fue sometido son los de termo-vacío, acústico, de vibraciones, de compatibilidad electromagnética, de campo cercano por radiofrecuencia y de propiedades de masa.

Los resultados indican que los sistemas funcionan adecuadamente y que el satélite es apto para resistir las distintas condiciones a las que estará sometido tras su lanzamiento, cuando operará por 15 años en el vacío del espacio profundo. Al igual que el Arsat-1, puesto en órbita el año pasado, el segundo satélite brindará servicios de televisión directa al hogar, transporte de señales de video, Internet, datos y telefonía IP.

Mientras que el primer satélite geoestacionario argentino de telecomunicaciones cuenta con una antena de banda Ku, que centra sus servicios en el territorio nacional, el Arsat-2 dispone de tres antenas, una desplegable que emite en banda C, y una desplegable y una fija (también llamada gregoriana) que lo hacen en bandas Ku.

El satélite fue desarrollado para brindar servicios de telecomunicaciones sobre el continente americano en tres coberturas: sudamericana, norteamericana y hemisférica. Argentina se encamina a ser un país espacial, capaz de copnstruir satélites de calidad que brindan un servicio inestimable para la comunidad.