El misterio se reveló el pasado fin de semana, durante un acto oficial en el complejo cultural Villa Victoria de Mar del Plata, donde se presentó a Magrini, de 65 años, quien había colocado la escultura de cemento en el lugar sin dejar rastros de su autoría.

Se trata del hermano del director de la Guardia del Mar, Alejandro, y uno de los cuatro hijos de los fundadores de la Guardia Nacional del Mar, Norma Fuloni y Mario Magrini.

Mario es cirujano, e incluso fue miembro de la banda de música de la Guardia, donde tocaba el redoblante antes de ingresar a la carrera de Medicina.

Durante la conferencia de prensa posterior a su presentación, Magrini contó que realizó la escultura de la mujer sentada que se toma las piernas mientras mira hacia el mar “hace varios años” y dijo que decidió ubicarla en ese punto de la costa de Mar del Plata “para enaltecer el hecho artístico”.

“Jamás pensé en la repercusión que podría tener esta escultura. Solo quise hacer una acción artística que mi familia conocía y la puse en esa zona de la costa. Yo lo calificaría como una travesura”, añadió en la rueda de prensa, junto al secretario de Cultura de General Pueyrredón, Carlos Balmaceda, y la directora de Restauración de Monumentos Históricos, Costanza Addiechi.

escultura

Nunca pensé en la amplia repercusión y cobertura periodística de los medios locales, nacionales e internacionales”, se sinceró el cirujano.