Los gong son antiguos instrumentos del sureste asiático capaces de producir vibraciones que generan una energía grupal que relaja y quita los dolores musculares. 

Estas vibraciones se perciben alrededor y dentro del cuerpo, y trabajan sobre el agua del organismo, por lo que atraviesa toda la materia por medio de su resonancia holística. Se trata de una técnica mediante la cual se puede alinear, limpiar y sanar el cuerpo.

La secretaria de Turismo de El Bolsón, Cristal Gutiérrez, señaló que “la ciudad se caracteriza por contar con una amplia variedad de centros holísticos que ofrecen terapias complementarias para mejorar física y mentalmente a las personas“.

Gutiérrez estimó que “por ese motivo en los meses de otoño recibimos turistas de todo el país y también del exterior que llegan atraídos por los centros, que se especializan en diferentes técnicas“.

Un baño de gong limpia todo lo que no se puede acceder mediante las manos y otras técnicas, y ayuda a liberar bloqueos mentales y emocionales, reduce el estrés y las tensiones físicas del cuerpo, equilibra la mente y las emociones, estimula el sistema glandular, regenera el sistema nervioso y limpia, armoniza y sana el alma.

El baño de gong comienza con la limpieza de los participantes, primero con un stick de salvia que ayuda a despejar el campo energético, y luego se trabaja con diapasones que producen vibraciones que dan inicio a la meditación.