Se trata de una norma que permitirá institucionalizar la mecánica de trabajo implementada en el marco del Gabinete Nacional de Cambio Climático y de la Comisión de Cambio Climático del Consejo Federal de Medio Ambiente.

En ese sentido, deja un legado institucional asegurando la permanencia en el tiempo de ese Gabinete, que será presidido por el Jefe de Gabinete de Ministros y cuya función será articular entre las distintas áreas de gobierno de la Administración pública nacional, la implementación del Plan Nacional de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático, y de todas aquellas políticas públicas relacionadas con la aplicación de las disposiciones establecidas en la ley y sus normas complementarias.

El Gabinete agrupa organismos públicos nacionales involucrados en políticas climáticas, y su objetivo es reorientar las políticas públicas, asegurar respuestas coordinadas y generar acciones de mitigación y adaptación.

En 2016, Argentina ratificó el Acuerdo de París bajo la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. A través de dicho instrumento internacional, se asumió el compromiso de formular y actualizar regularmente programas nacionales tendientes a mitigar el cambio climático y facilitar la adaptación a sus efectos.

 

Desde el punto de vista internacional, Argentina se posiciona a la par de otros Estados de la región que ya cuentan con una ley de cambio climático como Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica y México, entre otros.