El ente informó que “se trata de una iniciativa que tiene por objetivo la valorización de la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos luego de su separación y procesamiento en la planta de Tratamiento Mecánico Biológico (MBT), mediante su aprovechamiento en la elaboración de ladrillos para ser utilizados en obras de infraestructura edilicia.”

Los ladrillos son elaborados a partir de la combinación y mezcla de restos orgánicos con otros materiales utilizados tradicionalmente en la construcción (cal, cemento y arena).

La materia orgánica biodegradable, ya separada y tratada en la planta de MBT, es sometida a un nuevo tratamiento hasta obtener un material totalmente estabilizado y de un tamaño compatible con los demás.

Para obtener los ecoladrillos, la mezcla de todos los materiales se realiza en condición semiseca, para lograr un mortero de consistencia homogénea, el cual es amasado y moldeado en forma mecánica, conformando así los ladrillos. Finalmente se produce el secado y curado de los bloques a temperatura ambiente.