El gobierno neuquino aprobó la venta de 140 hectáreas en el cerro Chapelco para construir hoteles y cabañas de lujo, que implicarían la tala de bosque nativo que están protegidos por Ley, para expresar su repudio y coordinar acciones para impedirlo, se reunieron en un acto público organizaciones ambientalistas, mapuches y dirigentes sociales. La empresa que compró el terreno lo hizo pagando $8 el metro cuadrado.

El acto se hizo en San Martín de los Andes, distante sólo a 19 kilómetros del Cerro Chapelco, uno de los centros de esquí más importantes del país. Participaron del Acto miembros de la Comunidad Mapuche Curruhuinca, la Asamblea Socialambiental de San Martín de los Andes, dirigentes sociales y Daniel Boscos, el técnico forestal que ayudó a la redacción de la Ley de Bosques de la provincia.

El proyecto del gobierno es ilegal, por lo menos. Por medio del Decreto 505/10 aprobó la venta de 140 hectáreas en el Cerro Chapelco para hacer un emprendimiento inmobiliario que comprende hoteles y cabañas de lujo. Para llevar a cabo esto, será necesario el desmonte de un área boscosa protegida. Hacer esto implicará un deterioro muy grande al medio ambiente. La zona en la que se pretende construir está en la parte alta del Cerro, por lo que el desmonte acelerará el proceso de erosión, dejando el sustrato del suelo desprotegido, además se disminuirá la capacidad de almacenamiento de agua en las napas freáticas. Las consecuencias de esto son lógicas y fulminantes: los arroyos perderán volumen de agua, perjudicando a las comunidades que viven al pie del cerro. Muchas de ellas, mapuches.

El modo en el que se vendieron estas tierras protegidas causa estupor, según lo escribe el geólogo Miguel Fernandéz de la Universidad Nacional del Comahue, la empresa Nieves del Chapelco le compró al Estado las 140 hectáreas por su valor fiscal, es decir a sólo 8$ el metro cuadrado. El lote total salió $1.153.546. Esta venta fue aprobada por medio del Decreto 242/14 en el año 2014. La norma se hizo en forma inconsulta, en aquel año los pueblos originarios quisieron participar de los debates, pero los dejaron de lado, al igual que a las asociaciones ambientalistas.

En el Acto Público recordaron que desde 1987 y 2001 se talaron 1600 hectáreas en el Cerro Chapelco para hacer barrios cerrados y negocios inmobiliarios. A pesar de que por la carta orgánica municipal cualquier intervención que se haga en el Cerro tendrían que ser consultados las comunidades originarias, esto no se hizo y tampoco tiene el municipio la decisión de hacerlo. Mientras tanto, las máquinas están listas para talar el bosque.