Por Damián Damore

 

Desde Córdoba vienen marchando. No lo hacen por la ruta bajo bandera, ni vienen en motocicletas de cilindrada alta. Tampoco tienen un destino, aunque sus límites se expanden. Son los cineastas de Córdoba, que instalaron una escena. Se programa en festivales y bate récords en su propia provincia en el cine comercial. El cine cordobés dejó de ser una promesa.

El comienzo fue en 2010, con el estreno estrenó “De caravana”, ópera prima de Rosendo Ruiz, una road-movie nacida a partir de un malentendido: un fotógrafo se involucra con un vendedor de drogas y pierde su cámara en un show de la Mona Giménez, el artista más popular de esa provincia. La película marcó un récord en la incipiente industria cinematográfica local, con casi 10 semanas en cartel y más de 10 mil espectadores. “Estoy sorprendido. Hubo funciones agotadas. El público de Córdoba era un desafío y me daba miedo el estreno aquí”, dijo su director, que nació en San Juan y desde muy chiquito fue a vivir a la capital mediterránea con sus padres.

Desde ese momento, tanto en festivales como en la crítica de cine, comenzó a hablarse del cine cordobés como género. Ratificación o no, en la última edición del festival de Berlín se exhibieron dos films producidos en la Docta: “Ciencias Naturales”, de Matías Lucchesi y “Atlántida”, de Inés Barrionuevo, también proyectadas en el último Bafici. El 14 de febrero se estrenó en Buenos Aires “Salsipuedes”, de Mariano Luque, con Mara Santucho (foto), actriz y cantante de Los cocineros. Este film fue programado en una sección del festival de Cannes en 2011 cuando aun era un corto y se exhibió en 2012 -ya como largo-, en el festival de Berlín y en el (Bafici) ¿Un nuevo sello?

Luz, cámara, Docta

No caben dudas: el cine de Córdoba está pasando por un buen momento. Muchos de sus protagonistas son egresados y estudiantes del Departamento de Cine y TV de la Escuela de Artes. El año pasado se presentó “Cine Cordobés”, un sello que se encarga de distribuir las películas producidas en la provincia y que ya cuenta con tres largometrajes: “Caravana”, “El invierno de los raros”, de Rodrigo Guerrero e “Hipólito”, dirigida por Teodoro Ciampagna.

Rodrigo Guerrero nació y se crió en la ciudad de Córdoba y desde muy pequeño empezó a hacer teatro. Participó como actor en un corto de estudiantes de Cine y cambió de rumbo. “Algo de esa experiencia me cautivó tan profundamente que dos años después estaba entrando en la carrera de Cine y TV”, recuerda. A principios del 2008 obtuvo su título de licenciatura, un año antes de empezar a rodar la película, que tuvo su estreno internacional en el festival de Rótterdam (Holanda), en una de las secciones más importantes Bright Future (Futuro brillante), un lugar para los nuevos creadores.

El largometraje cuenta la historia de seis personas que están en la búsqueda de un amor en un pequeño pueblo del interior. La película fue filmada mayormente en la ciudad de Oliva y cuenta con la participación de los reconocidos actores Luis Machín y Lautaro Delgado. “Guerrero es un cineasta a tener en cuenta”, afirma el crítico Roger Koza en su columna del diario La Voz del Interior. Pero, ¿qué es lo cordobés?

Según Guerrero, lo cordobés tiene su significado. “Cuando consideras una película como una obra artística o de intenciones mayormente artísticas es inevitable que hable de su autor, de su espacio y de su tiempo. Y en ese sentido creo que en ‘El invierno…’ hay un tempo y una cadencia que es más del interior que de una gran ciudad. No creo que sólo con elementos localistas fuertes se logre la pertenencia a un lugar. Y en ese sentido, las marcas o huellas de lo cordobés son sumamente variadas en las producciones recientes. Y en lo personal es lo que más celebro”. En cambio, Rosendo Ruiz refuta la idea de autor, “no tratamos ni de rescatarlo ni de sacarlo, porque mucha gente dice ‘vamos a hacer algo neutro’ o ‘no metamos muchas cordobeseadas’, pero tampoco queríamos exagerarlo. La idea es que se note la localía. Hablamos como hablamos, no hay que ocultarlo. Muchos actores en “De Caravana” no son profesionales y buscamos su naturalidad. Nuestra temática era 100 por ciento cordobesa y pensamos que si traíamos un actor de Buenos Aires algo se iba a romper. Todo el equipo técnico y los actores son cordobeses. Sin embargo, está buenísimo trabajar con gente de Buenos Aires, porque es muchísimo el enriquecimiento”, describe.

“La laguna” es otra de las producciones provenientes de Córdoba. El film de Gastón Bottaro y Luciano Juncos (ambos egresados de la escuela de cine La Metro) trata de un western. La inspiración brotó, según sus autores, de cineastas consagrados como Andrei Tarkovski, Apichatpong Weerasethakul y el argentino Lisandro Alonso, tres directores que abarcan las mismas líneas narrativas. Un hombre (Germán De Silva, protagonista de “Las acacias” y “Ocio”), arriba a una chacra en el medio de la nada en busca de un baqueano que tiene que llevarlo hasta la laguna del título, un lugar cuyas aguas curan. En un registro diferente se ubica “Escuela de sordos”, documental de Ada Frontini sobre el denodado trabajo que realiza Alejandra Agüero, fundadora e impulsora de la escuela radicada en la localidad de Bell Ville de la que trata la película.

El panorama se completa (por ahora, pero siguen las firmas) con “El grillo”, de Matías Herrera Córdoba, centrada en las vivencias de dos mujeres (María Pessacq y Galia Kohan) que comparten una casa en medio de un verano caluroso. Una de ellas es una actriz de teatro under que prepara un monólogo para un inminente estreno y la otra se la pasa buscando a su gata y recordando a su marido muerto. Herrera Córdoba ratifica que se trata de otro joven talento para tener muy en cuenta.

Córdoba ya no será reconocida sólo por su cuartelazo. Mientras tanto goza de su cine con tres espacios Incaa (Capital, Unquillo y Villa María) y decenas de videoclubes, aunque la financiación es un tema por resolverse. “El cine cordobés consiguió popularidad, pero el financiamiento todavía está en veremos”, confía Mariano Luque, director de “Salsipuedes”. Un proyecto de ley enviado a la magistratura por productores locales preveé el financiamiento del cine de Córdoba.

“Ciencias naturales” es el último hito. Y Rosendo Ruiz estrenó su nuevo largo, “Tres D”, que demuestra que “De caravana” dio el gran paso liderando una eclosión que ya se despojó del huevo.

Nota: fotos de apertura, Rosendo Ruiz, director de “De Caravana” y “Tres D”. Fotos de interior. Escena de “De Caravana”, afiche de “La Laguna” y Mara Santucho, actriz.