El mate cocido es la infusión más consumida en el interior del país, y más particularmente en el ámbito rural, pero un estudio realizado sorprendió por su resultado: seis de cada diez argentinos consumen una taza de esta infusión en forma habitual. Su consumo aumentó en un 50 por ciento en una década y hoy el popular mate cocido pide un lugar en el podío de las infusiones más pedidas, como el té y el café.

“Los números de consumo del mate cocido lo acercan al té y lo convierten en una de las bebidas más pedidas en bares y casas de té, que ofrecen diferentes variedades de sabores para abarcar los gustos de los nuevos consumidores que eligen disfrutar esta infusión”, informaron desde la empresa Nemo Market Research, quienes estuvieron a cargo del estudio de mercado.

Aunque usado en el campo desde el siglo XIX, por lo menos; la versión comercial recién apareció en las góndolas de los almacenes y supermerados en 1965, el mate cocido es yerba mate molida, pero en la molienda no se incluyen el palo y el polvo.

El mate cocido, al igual que el popular mate, tiene grandes beneficios para la salud. “Es antioxidante (supera al té verde), reduce el riesgo de afecciones cardiovasculares.  Refuerza las defensas naturales del sistema inmunológico y contiene polifenoles, que protegen al organismo de complicaciones gástricas y hepáticas, También es antinflamatorio

Por ser una bebida totalmente criolla y nacional, el mate cocido es la infusión argentina más representativa de nuestras constumbres, sólo o con leche, el mate cocido es una compañía ideal.