Así como en nuestro país surgió en Tucuman la Heladera Social, en San pablo las más grandes cadenas de pizzería han aceptado formar parte de un sistema de Delivery Alrevés, cuando el pedido llega a tu casa les al cadete aquella comida que ya no vas a comer y de esta forma se intenta hacer un banco de alimentos para combatir el hambre.

La ONG Banco de Alimentos convocó a las más importantes pizzerías y locales gastronómicos con delivery de San Pablo para explicarles la idea. El momento en el que el cadete va a una casa a llevar comida es un instante de contacto directo que puede ser usado no solamente para realizar una transacción comercial, sino para ejercitar la solidaridad. Así lo entendieron todos los propietarios de los más grandes restaurantes de San Pablo. 

Más de 11 millones de personas viven en San Pablo, muchas de los cuales están en situación de calle. LA ONG, luego recauda la comida y la distribuye en su Sede. El “Reverse Delivery” es un puente de solidaridad para que todos puedan tener un plato de comida. La idea de la ONG es que esto se pueda viralizar a todas las grandes ciudades del mundo.