La reconstrucción del ejemplar descubierto por investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en 2013, que medía cerca de 40 metros y pesaba alrededor de 70 toneladas, ya está listo para recibir visitas en Trelew.

Este animal – que todavía no tiene nombre – sería el primero encontrado de una especie hasta ahora desconocida, pero que pertenece al gran grupo de los saurópodos. Estos grandes dinosaurios herbívoros, de cabeza pequeña y cuello y cola largos, vivieron entre 210 y 65 millones de años atrás, desde el Triásico Superior hasta el Cretácico Superior.

José Luis Carballido, investigador adjunto del CONICET en el El Museo Paleontológico Egidio Feruglio (MEF), explicó que ese hallazgo fortuito resultó ser los restos fósiles de siete ejemplares de un nuevo dinosaurio, el vertebrado más grande encontrado hasta ahora.

Los especialistas trabajaron en conjunto con una empresa alemana especializada en el modelado de este tipo de piezas. Se trata de una representación lo más realista posible de su tamaño, musculatura y de la textura y color de su piel. Pesa más de 15 toneladas y estará exhibido en el acceso norte de la ciudad en forma permanente.

Rubén Cúneo, investigador principal del CONICET y director del MEF explicó que esta reconstrucción “Está preparado para resistir ráfagas de viento de hasta 250 km/h y temperaturas por arriba de los 60 ºC”.

A excepción de la ballena azul (Balaenoptera musculus) es el animal más grande que habitó la Tierra. “Este nuevo dinosaurio no es solo interesante por su tamaño, sino también porque es el herbívoro del grupo de los titanosaurios (dinosaurios de grandes dimensiones) más completo que se encontró hasta ahora y pudimos hacer una reconstrucción certera de como era”, indicó Carballido.