La elefanta asiática, de 50 años, entrará en cuarentena hoy. Se trata de la última etapa de su preparación para un viaje de 2.700 kilómetros a Brasil, luego de haber cumplido la etapa administrativa y judicial tras el anuncio de cierre del ex Zoo porteño, la apertura del Ecoparque y el traslado de algunos de los animales en cautiverio.

El gobierno de la Ciudad instaló una réplica de la caja en la que la elefanta viajará a Brasil para que los vecinos puedan visitarla desde hoy y hasta el domingo de 11 a 18 en el acceso por Plaza Italia, donde, además, podrán conocer la historia del paquidermo a través de videos.

Además, desde las 11.30 hasta las 17.30, se realizarán talleres y actividades en los que se podrá participar sin inscripción previa. Entre ellas estarán “AnimalArt”, “Cuentos que Cuentan” y “Tratto Aninmal”, además los chicos que se acerquen al Ecoparque podrán escribirle mensajes y cartas a la elefanta.

Mara llegó al antiguo Zoológico de Buenos Aires, producto de un decomiso judicial al Circo Rodas en el año 1995. Desde entonces comparte su cautiverio con “Kuky” y “Pupy”, dos elefantas hermanas nacidas en el Parque Kruger de Sudáfrica.

Hoy a las 16, en el Ecoparque funcionarios porteños informarán en conferencia de prensa los detalles del traslado de la la elefanta. El secretario de ambiente de la Ciudad, Eduardo Macchiavelli, aseguró que Mara será trasladada a Brasil los últimos días del mes de marzo, una vez concluida la cuarentena y lo haremos por tierra, lo cual supone un enorme desafío para la elefanta y los equipos técnicos del Ecoparque”.

El traslado se realizará por tierra recorriendo una distancia de aproximadamente 2.700 kilómetros y demandará entre cuatro y seis días, con paradas periódicas, según la necesidad del animal.

El traslado de Mara se había convertido en prioridad del Ecoparque después de la relocalización de la orangutana Sandra que ya se encuentra en el santuario Center for Great Apes, en Florida, Estados Unidos, donde llegó en noviembre después de pasar un período de cuarentena en una reserva de Kansas. Recordemos que entre el viaje de la simio y el anuncio del nuevo traslado, ocurrió la muerte de Gaspar, el último rinoceronte que habitaba el predio, que falleció un año después de su compañera, Ruth, y de la jirafa Shaki.