En el mediodía de hoy, en el hospital situado en el barrio porteño de Parque Patricios, se llevó a cabo un nuevo trasplante de médula ósea, que se suma a los 43 ya realizados desde el mes de enero a la fecha en el hospital de pediatrñia Juan P. Garrahan. La intervención le fue practicada a un niño de 15 meses de edad con diagnóstico de linfohistiocitosis hemofagocítica familiar (LHH tipo 4), y se realizó con un donante no relacionado.

“Nuestro sistema de salud garantiza gratuitamente el acceso a trasplantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH), conocidos como de médula ósea, gracias a su capacidad médico científica”, dijo Daniel Gollan, quien es secretario de Salud Comunitaria del Ministerio de Salud de la Nación. “Respetamos enfáticamente las decisiones tomadas por las familias cuando deciden realizar estas prácticas en el exterior, pero empleamos el mismo énfasis para informar que el Estado nacional garantiza el acceso universal a este tipo de tratamientos porque posee la capacidad instalada para realizarlos, y con resultados similares a países referentes en la materia”, aseguró el funcionario.

“La técnica del trasplante es una sola, independientemente del tipo de enfermedad que se trate”, indicó Carlos Soratti, titular del INCUCAI, organismo que cuenta con comisiones asesoras técnicas conformadas por los programas de trasplante habilitados y las sociedades científicas más representativas de la actividad.

Desde 2003 se realizaron en el país más de 7.000 trasplantes con Células Progenitoras Hematopoyéticas, tras la creación del Registro Nacional de CPH del Incucai. Ese año se creó el Registro Nacional de CPH del INCUCAI, posibilitando que alrededor de 600 pacientes que no contaban con un donante familiar pudieran acceder a un trasplante.

El Trasplante de Células Progenitoras Hematopoyéticas (TCPH) es una alternativa terapéutica para un grupo heterogéneo de enfermedades genéticas infrecuentes, que tienen en común el compromiso de células derivadas del sistema hematopoyético. Esto permite que el TCPH modifique la evolución natural de estas entidades al brindar precursores sanos, siempre que el mismo se realice en una etapa temprana de la enfermedad.

El Hospital Garrahan realiza TCPH desde abril de 1994. La organización de la capacidad operativa del servicio de Trasplante de Médula Ósea ha permitido la realización de 35 a 42 trasplantes anuales. En el año 2007 comenzó el programa con donante no familiar. Hasta la actualidad se efectuaron más de 500 trasplantes de médula ósea en pacientes pediátricos con diversas enfermedades hematológicas, oncológicas, inmunológicas y metabólicas.

Las indicaciones más frecuentes, como en la mayoría de los centros pediátricos del mundo, han sido las leucemias y los fallos medulares. En relación a las enfermedades metabólicas se han trasplantado 10 pacientes, uno de ellos con osteopetrosis, cuyo trasplante ha sido exitoso. Los resultados obtenidos han sido similares a los comunicados por centros con amplia experiencia en trasplantes hematopoyéticos pediátricos.

El país cuenta con recursos humanos altamente capacitados, infraestructura y equipamiento tecnológico de avanzada para llevar a cabo estos tratamientos en establecimientos públicos, como los hospitales Nacional de Pediatría Juan P. Garrahan y el de Alta Complejidad “El Cruce-Néstor Kirchner”, de Florencio Varela y también privados, todos ellos acreditados por el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI).