El viernes pasado, la jueza en lo contencioso administrativo y tributario de la Ciudad de Buenos Aires Elena Liberatori declaró inconstitucional la ley 5.966, aprobada en mayo de 2018 por la Legislatura porteña, que modificó la 1.850 de “Basura Cero” para autorizar la combustión de residuos sólidos urbanos con recuperación de energía.

La jueza indicó que esa norma viola la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA), que establece que “ningún órgano del Gobierno puede conferir excepciones al procedimiento de doble lectura y Audiencia Pública en materia ambiental” y que prevé que, “si lo hiciera, éstas son nulas”, por lo que exhortó al Gobierno de la Ciudad a extremar cuidados en la evaluación de proyectos o tecnologías que pudieran generar daño al ambiente y a la salud en sentido integral.

El gobierno porteño apeló a esta medida de la jueza.El gobierno se empecina en apelar cuando la modificación que introdujeron a la ley de Basura Cero es inconstitucional ya que supone un grave retroceso en relación a los principios de progresividad y no regresividad contemplados en la Constitución Nacional y al paradigma de Basura Cero adoptado por la ciudad desde el año 2005”, sostuvo Gonzalo Strano, vocero de Greenpeace.

El fallo de la jueza había dado lugar al amparo presentado por la organización junto a Observatorio del Derecho a la Ciudad, Federación de Cartoneros, Carreros y Recicladores, Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), Avina, y la Asociación por la Justicia Ambiental.

Desde Greenpeace argumentaron que también implica la violación la Ley nacional de Residuos Domiciliarios (25.916) que no autoriza como proceso de tratamiento y valorización de los residuos la incineración.