Desde el año 2012 existen en la Reserva Laguna Brava más de una docena de empresas mineras que están haciendo tareas de exploración. Este paraíso natural tiene algo que fascina a la industria: uranio. Se trata de un lugar único en el mundo donde anida una de las colonias más grandes de flamencos rosados y blancos. Las sospechas de los ambientalistas se hicieron realizad al difundirse la Resolución N° 286 del gobierno de La Rioja donde se autoriza a explotar en la Reserva.

La Reserva Laguna Brava está incluida en la lista de Humedales de Importancia Internacional de la Convención de Ramsar, con una extensión de 405.000 hectáreas, es una reserva de vicuñas y de ecosistemas propios de la región andina riojana. El sitio incluye un sistema de lagunas altoandinas de aguas salinas e hipersalinas de escasa profundidad, y de gran belleza, algunas de las cuales se hallan a más de 3000 metros sobre el nivel del mar.

La Resolución N° 286 reconoce la necesidad de proteger la Reserva ya que “cumple con funciones hidrológicas fundamentales en un ambiente donde el recurso hídrico es un factor limitante, que cuenta con la presencia de poblaciones significativas de aves acuáticas endámicas vulnerables y/o amenazadas, y de aves acuáticas migratorias en una etapa crítica de su ciclo biológico”

Que el Estado Nacional y el Estado Provincial, al incorporar a un sitio en la lista Ramsar, asumieron el compromiso de conservar y propender a la protección del mismo, y en tal entendimiento un Plan de Usos es la génesis de un Plan de Manejo, herramienta fundamental en la protección y conservación del área protegida de características internacionales.

Que es interés de la Provincia el cuidado y conservación del ambiente y la protección de los recursos naturales que en ella existen, asegurando a las generaciones presentes y futuras la calidad ambiental y la diversidad biológica, conforme lo establece el Art. 68 de la Constitución Provincial”

Hasta aquí la Resolución habla de toda clase de obligaciones que tienen con respecto a la Reserva, y a su conservación. A pesar de esto, ya en el año 2012 el director general de Fiscalización Ambiental de la Provincia, Víctor Gigena reconoció que en la zona había empresas haciendo tareas exploratorias. Los ambientalistas a lo largo de estos años han advertido que la Reserva está en la mira de las empresas extractivistas.

El punto de inflexión acerca del uso comercial que se autoriza sobre la Reserva está en el Capítulo 3 de la Resolución N° 286. El titulo de capítulo lo dice todo: “Del Uso Minero”, allí se hace mención a:

Artículo 21.- Zonas Intangibles y Zonas de Amortiguamiento. La actividad minera solo podrá desarrollarse en aquellas zonas no declaradas como Intangibles o de Amortiguamiento, las que serán determinadas en el plan de manejo respectivo.

Artículo 22.- Registro de Empresas Mineras: Por medio de la presente, se crea el “Registro de Empresas Mineras de Laguna Brava” a cargo de esta Secretaría, en el cual deberán registrarse todas aquellas empresas dedicadas a la actividad minera que pretendan realizar trabajos en la Laguna Brava.

Artículo 23o.- Requisitos de Inscripción. Las empresas mineras que pretendan realizar la actividad dentro de Laguna Brava, deberán observar los siguientes requisitos…”

A continuación se especifican los requisitos que los estados provinciales les piden a las empresas mineras, requisitos que jamás se presentan y si es así, siempre de dudosa procedencia, por ejemplo se les solicita a las mineras que hagan un estudio de impacto ambiental, lo que ya es una contradicción porque Laguna Brava es una Reserva Natural, cualquier intervención humana allí, y mucho más si es extractivista, provocaría un alto impacto sobre la naturaleza. En el artículo 24 les exige a las mineras que sean responsables con su actividad “debiendo resarcir los daños y perjuicios que se causare a la Laguna Brava”

A pesar de esta Resolución, el secretario de Ambiente de la provincia Santiago Azulay, negó que existan empresas mineras trabajando en la zona. Lo cierto es que ya quedó legalizado: la Laguna Brava es una Reserva Natural abierta a la industria minera.