El hielo marino puede actuar como un recipiente temporal de agentes contaminantes como el plástico, ya que los retiene y transporta en grandes cantidades por todo el océano Ártico, con concentraciones de hasta 12.000 partículas por litro, según un estudio publicado hoy por la revista Nature.

Desarrollado por el Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina (AWI) de Alemania, el estudio advierte que el deshielo provocado por el cambio climático liberará en el mar cantidades significativas de los microplásticos atrapados previamente en el agua.

Los expertos del AWI, encabezados por Ilka Peeken, analizaron la composición de partículas de plástico de un tamaño menor de 5 milímetros contenidas en núcleos de hielo, así como las trayectorias marinas de los bloques. También aplicaron un modelo de desarrollo de hielo para identificar las regiones donde los microplásticos quedaron atrapados durante el proceso de congelación del agua.

Nos dimos cuenta que más de la mitad de las partículas de microplásticos atrapadas en el hielo tenían un grosor de menos de un veinteavo de milímetro, lo que significa que pueden ser fácilmente ingeridas por microorganismos árticos“, explica Peeken en un comunicado.

La situación es “preocupante”, pues “nadie conoce con seguridad” el grado de toxicidad que tienen estos plásticos diminutos para “la vida marina y, en último término, para los seres humanos”, expresó el científico.

La investigación constató que la composición de estos polímeros varía de un bloque de hielo a otro y también es diferente dependiendo de la región de origen. La mayoría de las muestras analizadas por el equipo del AWI provino de cinco regiones de la Cuenca Amerasiática y la Euroasiática y fueron transportadas a través de la Deriva Transpolar y el Estrecho de Farm, hasta conectar el hielo del Ártico Central con el Atlántico Norte.

Los autores sostienen que la distribución de los microplásticos en el Ártico Central es más compleja de lo que creían y prevén que las partículas liberadas por el deshielo podrían depositarse en el futuro tanto en la superficie como en aguas profundas de ese océano.

El océano Ártico es el más pequeño y más septentrional de los océanos del planeta, y ocupa el área entre Europa, Asia y América del Norte.