El Programa de Tecnologías Sustentable del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTI) viene impulsando el desarrollo de alternativas tecnológicas y trabaja en el diseño y aplicación de sistemas de saneamiento sustentables, entre ellos baños y mingitorios secos.

Así, el INTI es el primer organismo público en adoptar la utilización de estos sanitarios en sus instalaciones. El enfoque de los sistemas secos implica contemplar la cadena entera, desde el usuario hasta la disposición y/o la reutilización de las excreciones estableciendo así un sistema funcional que apunta no sólo a la protección y promoción de la salud sino también al uso responsable de los recursos naturales.

“Hoy en día vemos la implementación de saneamientos secos como una solución para las poblaciones que no tienen acceso al agua o a un sistema correcto de tratamiento de los efluentes del baño. Pero además la iniciativa permite impulsar la creación de proveedores locales de estos artefactos”, indica Jorge Schneebeli, responsable de la Gerencia de Proyectos Especiales INTI y agrega que es parte de la misión del INTI como organismo nacional de generación y transferencia tecnológica.

Los mingitorios secos a simple vista son iguales a los tradicionales pero se destacan con unas ventajas contundentes. De fácil adopción para los hombres, tienen su aplicación principal en lugares públicos o de gran concurrencia. Este tipo de tecnología no requiere una fuente constante de agua, no tiene problemas de olor porque incluye una “trampa de olor”, no atrae vectores y es fácil de limpiar.

Existen distintos diseños de trampa de olor, los mingitorios instalados en el auditorio cuentan con un cartucho plástico que contiene un líquido con una densidad menor a la orina. Esta sustancia siempre queda por encima de la orina y así evita las evaporaciones de olores. Su formulación hasta el momento no se desarrolla en el país, pero el Centro INTI-Química está trabajando en diversas formulaciones para sustituir la importación de este producto.

Otra ventaja de los dispositivos es que pueden ser construidos con materiales disponibles localmente. Sobre su valor de fabricación, los expertos del Programa de Tecnologías Sustentables del INTI indicaron que el costo de producción de estos mingitorios se equipara a los costos de los mingitorios tradicionales. La diferencia se muestra en el ahorro de agua, el menor costo de tratamiento ( al minimizar el volumen del efluente) y el potencial que presenta la recuperación de los nutrientes como nitrógeno y fosforo contenidos en la orina. Según cálculos realizados por proveedores reconocidos se evita el uso de hasta 100.000 litros de agua por mingitorio por año. En cuanto al desarrollo de nichos de mercado a nivel local, el gerente de Comercialización del INTI, Juan Pedro Córica, destacó: “Este tipo de tecnologías está siendo adoptada en el mundo por lo cual las ventajas de su uso están muy claras. En Argentina necesitamos poner a disposición los beneficios del sistema, sus costos y potencialidad, para que el producto despierte interés en los fabricantes y potenciales usuarios”. En la actualidad, en países como Alemania o Estados Unidos, los mingitorios secos son una alternativa implementada en áreas públicas como hoteles, estaciones de servicio, estaciones de tren o shopping center.

Sobre esta posibilidad, Cristian Russel, analista de proyectos de YPF indicó “Nosotros siempre estamos en búsqueda de mejoras, para ser implementadas en los proyectos que llevamos adelante. Es por eso que estamos al tanto de las tendencias que surgen, para poder evaluarlas y ver la posibilidad de aplicarlas en la red de estaciones que posee YPF (conformada por más de 1500 establecimientos). Este puntualmente, es un tema que desconocíamos hasta que estuvimos en contacto con el INTI y nos interesó porque el uso del agua es complejo. No solo por su obtención y ahorro, sino por el tratamiento posterior de los efluentes cloacales”. Los retos en el día de hoy para lograr una implementación más fluida son el bajo precio del agua y el costo de importación de los dispositivos y sus suplementos. El cuello de botella por eso se encuentra en la fabricación nacional, la cual podría disminuir en consecuencia el costo capital como también de operación y mantenimiento.

En resumen, el saneamiento seco se presenta como una tecnología apropiada, viable y accesible económicamente. Si bien a nivel cultural puede generar algún tipo de resistencia, la tarea de educación sanitaria y la capacitación técnica para su correcto uso indefectiblemente deben concurrir en forma paralela.