Cuando una persona pierde movilidad la única salida es la de recurrir a prótesis, muchas de las cuales tienen precios muy elevados, quitándole a ese paciente la posibilidad de hacer una vida con independencia. El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), desarrolló un sistema para instalar, de forma rápida y económica, talleres de fabricación de prótesis y ortesis accesibles en instituciones públicas de salud de todo el país.

“Para realizar una prótesis u ortesis primero se deben tomar las medidas del miembro del paciente donde se va a colocar el dispositivo. En los casos en los que su fabricación se deba enviar a otra localidad del país, el proceso demora varios meses y puede llegar a ser muy perjudicial para el usuario”, explicó Daniel Suárez, especialista en prótesis del Centro INTI-Tecnologías para la Salud y la Discapacidad. 

La demora entre la toma de la muestra y la adquisición del dispositivo es más grave en el caso de los niños, porque puede generar malformaciones. Al estar en edad de crecimiento, cuando reciben el equipo que necesitan las dimensiones de su cuerpo pueden ser muy diferentes a las que tenían al momento de tomar sus medidas”, comenta con preocupación Suárez. Basándose en esto el INTI desarrolló un sistema que permite instalar con pocas herramientas talleres en hospitales públicos para hacer prótesis a bajo coto. 

Para resolver esta problemática, desde el Centro desarrollaron un sistema de bajo costo que permite instalar talleres de ortesis y prótesis en hospitales públicos.  “Llevamos la tecnología a dos elementos básicos: un horno y una bomba de vacío. Con ellos podemos comenzar a trabajar en el territorio”, comenta Suárez. El INTI realiza la capacitación para llevar a cabo el taller. 

Para llevar adelante uno de esos talleres sólo es ncesario un espacio de 120 metros cuadrados y un presupuesto de $30.000

“Siempre es necesario que haya un médico para que seleccione, clasifique y prescriba el tratamiento adecuado según la necesidad del paciente. Luego se requieren especialistas vinculados con la kinesiología, enfermería o terapia ocupacional”, sostiene Suárez.

Con respecto a las capacitaciones que permitirán que el propio staff del Hospital produzca las prótesis que usarán los pacientes, el especialista del INTI, explica: “El primer nivel de capacitación está orientado a que los profesionales puedan desarrollar ortesis sencillas, sin elementos de movimiento. En el segundo se aborda la fabricación de prótesis con movimiento y elementos móviles. En tanto que en el último se estudia la elaboración de ortesis más complejas, donde deben ya reemplazarse por ejemplo el pie o la rodilla”, detalla Suárez. 

En total hemos dictado 30 talleres teórico-prácticos, en los que se desarrollaron prótesis y ortesis para más de 200 pacientes. Este equipamiento está dirigido a personas de bajos recursos y quienes han tenido demoras en su recepción“, recalca Rafael Kohanoff, director del Centro de Tecnologías para la Salud y la Discapacidad. El INTI ya instaló talleres de prótesis en hospitales de Corrientes, Tierra del Fuego, 9 de Julio, Malvinas Argentinas, Mendoza, Catamarca y Buenos Aires.