Con fuerte presencia policial, un grupo de 70 personas marcharon para pedir por la libre circulación al Lago Escondido, ubicado dentro de la Estancia del magnate Joe Lewis. La idea es hacer un sendero que una la Ruta 40 con el lago, y allí ubicar una imagen de la virgen del Luján. El apoderado de Lewis aseguró que podrán hacerlo, pero que deberán retirarse inmediatamente después de la propiedad.

El lago, que es de todos, y que según denunció Enrique Viale, fue comprado en forma ilegal, fue hasta hace unos años atrás un espacio de esparcimiento y de libre acceso. Cuando apareció en escena Joe Lewis, lo primero que hizo fue alambrar el espejo de agua y poner personal de seguridad armado para proteger su propiedad y asegurar que nadie llegue al lago.

La marcha que pretende llevar la imagen de la virgen hasta el Lago es organizada por la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (Fipca) y pretende hacer un sendero de 24 kilómetros por un lugar conocido por Tacuifí, que unirá la Ruta 40 con el Lago Escondido. Los manifestantes se acercaron hasta el El Foyel y allí un sacerdote oficio una misa. Durante todo momento fueron escoltados por personal policial y seguridad privada de Joe Lewis.

Para autorizar el paso de los manifestantes antes hubo que dirimir esto entre abogados. Hay que recordar que el lago es un lugar que por Ley debe tener un sendero público, cosa que no existe aquí. La presión que ejerce Joe Lewis, amigo personal del presidente Mauricio Macri, se hace sentir en todos las áreas, la política y judicial, fundamentalmente. Oídas ambas partes citadas en el Juzgado de El Bolson por la jueza Erika Fontela, se resolvió que los manifestantes finalmente pueda pasar. “Como propietarios los vamos a autorizar a que pasen y después se van a retirar”, comentó al diario Río Negro el apoderado de Joe Lewis el Dr. José Luis Bianco.

Lewis compró esas tierras en forma fraudulenta”, sostuvo en este medio el Dr. Enrique Viale, quien denunció al Ministro del Interior Rogelio Frigerio, por dejar de lado el pedido del entonces procurador del Tesoro Carlos Balbín, quien le había solicitado investigar la forma en la que el magnate se hizo de esas tierras. Hay una ley que establece una limitación de compras para extranjeros. La amistad de Lewis con el presidente, fue más fuerte y hoy el lago Escondido está cerrado para todos los argentinos.