El Río Paraná y el Uruguay presentan una crecida histórica que amenza con ser una de las peores de las últimas décadas. Las perspectivas no son buenas ya que los pronósticos de lluvia continuan. Hay alrededor de 7.000 evacuados en las provincias del litoral, dos muertos en Uruguay y en la ciudad entrerriana de Concordia se decretó el estado de emergencia hídrica, sanitaria y vial. La represa Salto Grande en las próximas horas iba a abrir compuertas para liberar agua, por lo que se temía lo peor para las poblaciones del centro y sur entrerriano.

La realidad en el margen del Río Uruguay no era alentadora. Para las próximas horas, el río podría llegar a 14,20 metros en Concordia, la ciudad más efectada. Desde Defensa Civil se solicita a los vecinos de los barrios costeros que estén expectantes para abandonar sus viviendas. A las tareas de ayuda y traslado se sumó el Ejército.

El área de Hidrología entrerriana pronosticó un panorama negro a causa de las intensas lluvias que se registraron durante el fin de semana en la cuenca superior del río Uruguay. El pico de la creciente, que estuvo afectando a localidades de Misiones y Corrientes, llegará a Concordia en las próximas horas, conjuntamente con el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional que anuncia lluvias y tormentas fuertes en toda la región de Salto Grande, lo que podría complicar la situación aún más.

Mientras tanto, en Concordia debieron dejar sus hogares 852 evacuados y autoevacuados.  Respecto de la contención que se brinda a las familias evacuadas, desde el municipio explicaron: “Se instrumentaron distintas medidas: se provee a las familias de alimentos, pañales, leches especiales a lactantes y colchones. Además, en algunos centros se instalaron baños químicos, porque así lo requerían”.

En Concepción del Uruguay son hasta el momento 11 las familias que fueron evacuadas, más cinco familias que se autoevacuaron de modo preventivo ante la crecida del río Uruguay, que hoy se ubica a una altura de 6,76 metros, cuando los normal son 2,30 metros. La magnitud de la crecida es inmensa.

“Se prevé que el río siga creciendo, y si bien la mayoría de la gente dejó sus hogares como prevención, hubo uno o dos casos donde ingresó el agua a sus casas”, dijo la funcionaria, y agregó: “Nosotros estamos preparados para recibir más gente, más que nada de Villa Itapé. Hay 17 familias más que estarían en riesgo si la altura del río Uruguay sigue ascendiendo”.

Por otra parte, comentó que las playas están cerradas, ya que se encuentran cortados todos los accesos a las mismas.

En lo que respecta a la costa del Río Paraná, la situación no es diferente, sino todo lo contrario, mucho peor. El Paraná se ha mostado enfurecido desde hace varias semanas y su cauce está hinchado de agua que crece a cada hora. La provincia más afectada es Chaco, la gobernación indicó “dispusieron el trabajo coordinado entre áreas nacionales de Desarrollo Social y Defensa Civil y reparticiones de la provincia” porque el cuadro “puede agravarse y es muy importante la asistencia del Estado nacional”.

Por el aumento del nivel de las aguas de los ríos Paraná y Paraguay permanecen aislados los 2.500 habitantes de la Isla del Cerrito y una cantidad similar de habitantes costeros evacuados y autoevacuados en varias comunas.

El río Paraná marcó la tarde del martes 7,23 metros en Puerto Barranqueras y con ese nivel se mantiene el avance de las aguas en los municipios de Isla del Cerrito, Margarita Belén, Colonia Benítez, Barranqueras, Puerto Vilelas y Basail. En tanto que por la creciente del río Paraguay tiene dificultades habitantes de los municipios de Puerto Bermejo, General Vedia, Las Palmas e Isla del Cerrito. En el país vecino ya son 72.500 los evacuados debido a la crecida de este río. 

En Formosa, en tanto, el Ministerio de Salud provincial continuaba asistiendo a las más de 600 familias evacuadas en Clorinda, donde la altura del río en Puerto Pilcomayo era de 8,30 metros con tendencia ascendente, según mediciones realizadas por Prefectura Naval Argentina.

“Ese trabajo nos permite mantener controlado el estado sanitario de los grupos familiares por medio de chequeos de rutina y el control de los casos que presentan inconvenientes y requieren ser tratados por algún especialista en particular”, precisaron y agregaron que también se están brindando a la comunidad charlas preventivas sobre dengue y chikunguña.

Asimismo, en Santa Fe el río Paraná superaba hoy en más de 30 centímetros el nivel de evacuación en el puerto de la ciudad de Reconquista y comenzaba a anegar la zona de muelles, por lo que se trabajaba en la elevación de defensas para evitar el traslado de alrededor de 800 familias que residen allí.

Voceros de Defensa Civil y del municipio local informaron que ayer se registraba una altura de 5,69 metros en la estación pluvial, marca que supera ampliamente los 5,30 metros fijados como nivel de evacuación. Ante esa situación, las autoridades trabajaban en la elevación del anillo defensivo con bolsas de arena, aunque hasta el momento la situación estaba en calma.

La única y última verdad la tiene la naturaleza. Es imperioso que deje de llover por varios días para que los cauces de los rios al menos logren estabilizarse. Lo cierto es que son centenas los parejes que se hallan incomunicados y muchas caminos y rutas cerradas. Rige un alerta meteorológico para las próximas horas, que serán desicivas.