Por Matilde Moyano

El cambio climáticoestá a la vuelta de la esquina, no es un postulado teórico, sino una realidad concreta” que “es urgente y nos interpela”, expresó el Ministro de Ambiente, Juan Cabandié, durante la presentación por videoconferencia de este nuevo diploma que brindará una formación específica sobre este fenómeno mudial a 500 ingresantes de todo el país.

Cabandié indicó que “los problemas ambientales recaen en los más vulnerables”, razón por la cual su abordaje se vuelve imprescindible con esta iniciativa cuyo objetivo es formar especialistas capaces de evaluar las problemáticas asociadas al cambio climático y las distintas acciones regionales, nacionales e internacionales necesarias para hacerle frente.

La presentación del Diploma tuvo la participación del rector de la UNQ, Alejandro Villar, y el rector de la UNJU, Rodolfo Tecchi, y contó además con un mensaje de la Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), Patricia Espinosa, quien destacó la importancia de abordar el fenómeno del cambio climático y las posibles soluciones con un enfoque interdisciplinario”, e hizo referencia al contexto actual marcado por la pandemia:

“Es cierto. Por ahora y en el futuro previsible, el coronavirus constituye la amenaza más urgente que confronta la humanidad. Pero no debemos olvidar que el cambio climático es la mayor amenaza en el largo plazo. Estos dos desafíos son muy diferentes, pero tienen algo en común: La premisa de que la humanidad tiene que trabajar unida para lograr un objetivo compartido y reducir así el sufrimiento humano, ahora y en el futuro”, aseguró.

Tras el acto de apertura, Florencia Mitchell, a cargo de la Dirección Nacional de Cambio Climático, dio lugar a un conversatorio en manos de expertos latinoamericanos, que fue moderado por Carolina Vera, jefa de Gabinete del Ministerio Ciencia, Tecnología e Innovación, quien mencionó que “el confinamiento mundial tuvo su impacto en el clima y en el ambiente”.

Sobre la relación existente entre el Covid-19 y el cambio climático, Juan Manuel Pulgar Vidal, líder global de Clima y Energía del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), indicó que las enfermedades zoonóticasocurren porque hemos degradado y afectado la naturaleza con nuestras acciones”, como los cambios en las condiciones climáticas generadas por el calentamiento global, el comercio de especies y las condiciones de insalubridad.

El especialista lamentó que debido a la pandemia se hayan tenido que postergar las negociaciones por el cambio climático, así como su impacto en la economía -que trajo más pobreza y desigualdad-. Asimismo, celebró el “sentido de urgencia a actuar” y la “implicancia ente el sector público y privado” resultante del contexto de emergencia sanitaria.

Por su parte, Ramón Méndez, director ejecutivo de la Asociación Ivy y docente de la Universidad de la República de Uruguay, mencionó que el coronavirus no se trata de una pandemia inesperada, ya que “la ciencia lo venía advirtiendo”, con lo cual remarcó la oportunidad que tenemos de “aprender la lección”.

Méndez propuso las siguientes acciones como necesarias para mitigar el cambio climático: Frenar los subsidios a los combustibles fósiles, implementar la electromovilidad, construir ciudades de otra forma, cambiar nuestro modo de alimentación, y cambiar el consumo.

En su turno, José Luis Samaniego, director de la División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), valoró el hecho de que hoy contamos con mejor tecnología para hacer frente al cambio climático y destacó como fundamental el rol de las políticas públicas, así como también la participación pública. Además, remarcó la necesidad de que se establezca un verdadero marco para que la reconversión energética pueda ser viable.