Desde un laberinto de chapas reflejadas donde uno se va metiendo y perdiendo, hasta unos minúsculos pedacitos de espejos con resortes en movimiento reflejados en una pared. Desde láminas de aluminio en movimiento y retorcidos que proyectadas por una luz reflejan formas abstractas en una superficie. En la muestra que presenta el Museo Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) no es sólo una exposición, es un universo donde es posible ver las obras Julio Le Parc a partir del movimiento de la luz.

Los movimientos de la luz son generados por distintos motores que mueven de diferentes formas a los materiales para que cuando estos se reflejen por la luz que les llega proyectada pueda verse un movimiento. Los motores giran, vibran o impartan haciendo que los reflejos no sean del todo uniformes. Entonces, la aventura de ir al Malba se convierte en un viaje a la etapa cinética de Le Parc, donde pretende involucrar al espectador dentro de la obra pero a través de la luz en movimiento reflejados en distintos lugares con materiales diversos donde la fuente de luz y el movimiento son los ejes principales.

Es muy bonito sentarse y contemplar estos movimientos cinéticos con una tecnología que data de, al menos, unos 40 años, tan de moda en la actualidad pero con avances diferentes.

El escultor y pintor Julio Le Parc nació en 1928 en Mendoza, cursó sus estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Su ascendencia francesa se hizo sentir también en París, donde fue becado por el gobierno francés y llegó a fundar el GRAV (Grupo de Investigación de Arte Visual) en 1960.

Más información
“Le Parc Lumiére” 
Hasta el 6 de octubre en el Malba
Av. Figueroa Alcorta 3415 CABA
Teléfono: 11-4808-6500
lunes a jueves de 12 a 20
Martes cerrado
Miércoles 12 a 21hs.
Ingreso hasta 30 minutos antes del cierre.
Valor de la entrada: 50 pesos.
Estudiantes, docentes y jubilados con acreditación 25 pesos.
Ver otras promociones: www.malba.org.ar