Empezará a rodar la pelota en las calles de San Pablo el mismo día en que la Selección Nacional de Fútbol saldrá a la cancha, en esa ciudad, para enfrentar a Suiza. Tiene similitudes con la gran competencia deportiva que ocurre por estos días: la misma pelota, la misma cantidad de países, pero distinto objetivo, porque con la participación de jóvenes de 32 naciones del mundo, el Mundial de Fútbol Callejero Brasil 2014 se disputará entre el 1 y el 12 de julio de 2014 en los espacios públicos más emblemáticos de San Pablo, sería incapaz de poner en discusión la expulsión a un jugador que muerde a otro. En este mundial integrador gana quien respeta las reglas. 

 

El Fútbol Callejero tiene algunas reglas que lo diferencias del fútbol convencional: en los equipos no hay distinción de sexos (juegan hombres y mujeres juntos), no participan árbitros y los partidos se dividen en tres tiempos: en el primero, los equipos establecen las reglas, en el segundo se juega el partido y en el tercero todos los jugadores dialogan sobre cómo fue el juego y si se respetaron las reglas que se habían acordado mutuamente. Se ganan puntos tanto por goles como por respeto de esas reglas, por lo que no necesariamente ganará el partido el equipo que más goles haya marcado.

“Este va a ser el verdadero ‘Mundial del Pueblo’, donde la sociedad brasileña podrá estar cerca de sus auténticos ídolos de carne y hueso, que son los jóvenes de sus barrios. El fútbol fue creado por el pueblo, y por eso debe ser una herramienta popular y accesible para todos”, dijo Fabián Ferraro, creador de la metodología de Fútbol Callejero y fundador de FuDe, una de las entidades organizadoras del mundial.

Nádia Campeão, vicealcaldesa de San Pablo, estuvo en la conferencia de presentación de esta particular torneo y en su discurso remarcó la importancia que tiene el fútbol para la cultura brasileña. Además, la dirigente celebró que la ciudad haya sido escogida como sede del Mundial de Fútbol Callejero Brasil 2014. “Hasta hace un tiempo se reproducía esa especie de entendimiento hegemónico del fútbol, donde se fomentan los peores valores. El Fútbol Callejero viene a cuestionar esa visión, viene a plantear otros valores y a dar la discusión sobre los derechos humanos y su accesibilidad”, afirmó, por su parte, Rogério Sotilli, secretario municipal de Derechos Humanos de San Pablo.

Todos los equipos que participarán de este torneo representan a distintos proyectos sociales de diferentes países, que tienen en común la utilización de la metodología de Fútbol Callejero para abordar problemáticas como la exclusión, la discriminación y la violencia. El Fútbol Callejero es una metodología ideada para crear y acompañar procesos de aprendizaje e inclusión social, recuperar los valores humanos, impulsar el desarrollo de liderazgos y generar procesos solidarios de transformación.

La ONG argentina Fundación Fútbol para el Desarrollo – FuDe, integrante del Movimiento de Fútbol Callejero, es uno de los organizadores del evento, en conjunto con la organización brasileña Ação Educativa. Los objetivos del Mundial de Fútbol Callejero son garantizar el derecho a jugar, pensar y practicar deporte como herramienta para superar situaciones de vulnerabilidad social de niños, adolescentes y jóvenes, y proporcionar un debate sobre las acciones no violentas para lograr formar una cultura de paz.

Más información:
Fundación Fútbol para el Desarrollo 
Nemesio Álvarez 64, Moreno, provincia de Buenos Aires  ?Teléfono: 0237-463-7090
http://fundacionfude.org.ar