De acuerdo a la ONU, Argentina produce 300.000 toneladas de basura electrónica al año, y se ubica tercera en el ránking latinoamericano de mayores generadores de residuos de este tipo, detrás de México, con 958.000 toneladas, y Brasil, con 1,4 millones de toneladas. Nuestro país producía 220.000 toneladas de residuos en 2009; pasó a 292.000 en 2014, y se estima que alcanzará las 340.000 en 2018.

El mundo entero generará 53,9 millones de toneladas de desechos electrónicos en 2025 si sigue la progresión actual, con un crecimiento del 3% más cada año, según un informe de la Oficina Internacional del Reciclaje presentado en la Cumbre Mundial del Reciclaje.

Dicho evento se celebra actualmente en Barcelona hasta el 30 de mayo, con la asistencia de casi un millar de empresas de más de 70 países.

El informe en cuestión señala que es probable que el crecimiento más rápido se registre en la región de Asia-Pacífico, donde la chatarra electrónica aumentaría de 3,6 kilos por habitante a 5 kilos previstos para 2025.

El documento, titulado “Estadísticas sobre el crecimiento nacional de residuos electrónicos y el movimiento de chatarra electrónica entre países“, fue elaborado por un equipo de expertos de la Universidad Harokopio de Atenas.

La investigación, con datos reales de cerca de 180 países, revela que la generación global de chatarra electrónica “ha aumentado más del 30% en menos de una década”.

Además, pronostica que, con el aumento de la población, la generación de desechos electrónicos per cápita aumentará alrededor del 20% en todo el mundo, pasando de 5,6 kilos por habitante por año a 6,7 kilos.