La guerra diplomática y estratégica entre China y Estados Unidos desembarcó en nuestro país, dejándose ver en la provincia de Neuquén. El prestigioso diario “The New York Times”, en un artículo publicado el último sábado advirtió sobre los alcances de las actividades de la base espacial China en esta provincia, en simultáneo, el Comando Sur donó dinero para hacer un nuevo edificio de Defensa Civil en la localidad patagónica, muchos especulan será con fines militares.

El periódico norteamericano sostiene que la base china en Neuquén “es uno de los símbolos más impactantes de la estrategia que Pekín lleva implementando desde hace tiempo para transformar Latinoamérica y dar forma al futuro de la región, a menudo a través de maniobras que socavan directamente el poder político, económico y estratégico de Estados Unidos en esta”, la nota hace referencia a la guerra comercial y diplomática que tienen ambos países y que se traslada en todo el mundo

“La estación comenzó sus operaciones en marzo y ha tenido un papel esencial en la audaz expedición que planea China hacia el lado más lejano de la Luna. Los funcionarios argentinos dicen estar eufóricos por apoyar esta iniciativa. Sin embargo, la manera en que se negoció la base, en secreto, cuando Argentina estaba desesperada por captar inversiones, y las preocupaciones de que esta pudiera mejorar las capacidades de China para recabar información en el hemisferio han detonado un debate en Argentina sobre los riesgos y beneficios que implica dejarse arrastrar a la órbita de China”, afirma el artículo.

Para Estados Unidos, la base china es la punta del iceberg de una estrategia que apunta a afirmar la presencia de aquel país en la región. “Los funcionarios argentinos aseguran que los chinos han accedido a no utilizar la base para fines militares”, aunque para los expertos norteamericanos “la tecnología con la que cuenta la estación tiene muchos usos estratégicos”. La nota del NYT sostiene que “Frank A. Rose, quien fue subsecretario de Estado para el control de armas durante el gobierno de Obama, mencionó que en años recientes China ha desarrollado tecnología sofisticada para interferir, alterar y destruir satélites

“Además, los expertos aseguran que las antenas y otros equipos que se utilizan de respaldo en misiones espaciales, similares a las que tienen los chinos en la Patagonia, posiblemente aumenten la capacidad de China para recabar información”. Por su parte, y para contrarrestar la presencia china en la zona sur, el Comando Sur del Ejército de Estados Unidos planea construir una base en Neuquén, camuflada con fines humanitarios.

En ambos casos, nuestra soberanía fue vulnerada con la autorización de los gobiernos de turno.