El nivel del mar en la parte norte del océano Índico se elevó el doble que la media mundial de ascenso del mar a causa del calentamiento global durante el período 2003-2013, de acuerdo con un estudio difundido por el Centro Nacional para la Investigación del Océano y la Antártida (NCAOR) de India.

Mientras el nivel global del mar subió durante esa década una media de 3 milímetros al año, “la parte norte del océano Índico registró una crecida anual de 6 milímetros“, indicó el director del NCAOR, Muthalagu Ravichandran.

Según la investigación, entre 1993 y 2003 el nivel del agua bajó y luego sufrió un aumento radical a pesar de que la temperatura global ha crecido de forma sostenida durante las últimas décadas, lo que para Ravichandran es un “fenómeno único en el mundo”.

El profesor subrayó que hay dos factores que explican el aumento del nivel medio del mar en el mundo, ambos provocadas por el calentamiento global: la fusión de las masas de hielo en los polos y la expansión térmica de las aguas causada por el calor contenido en el océano.

El estudio del nivel del agua en el norte del océano Índico es particularmente importante por su impacto económico y social en la población de la región.

Algunas regiones costeras de la Bahía de Bengala, especialmente la India y Bangladesh, sufren constantemente inundaciones a causa de la subida de las aguas lo que, según el estudio, “podría obligar a trasladar a la población costera a otras regiones”.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, India será el país más afectado por la subida del mar en los próximos 35 años, con unos 40 millones de habitantes de zonas costeras en riesgo.

Según el estudio, el cambio en los patrones de asentamiento y urbanización y la situación socioeconómica en Asia han aumentado su exposición a los fenómenos climáticos extremos y muchos sistemas costeros naturales han sido afectados.

En el caso del mar de la India, la razón principal de la variabilidad en el nivel del mar es la expansión térmica, que varía en función de los patrones de viento.

“En la década de los 90 los flujos de aire hicieron que el calor se trasladara hacia el sur, pero en la última década los patrones de vientos fueron muy anómalos, lo que impidió que se liberara el calor contenido en el océano”, explicó Ravichandran en declaraciones a la agencia EFE.

Aunque los científicos todavía están recopilando datos desde 2013, Ravichandran prevé que en la próxima década el nivel del agua volverá a bajar por la estabilización de los vientos, aunque solo se trata de una hipótesis.