La presentación oficial del billete se realizó en la región de la cual el animal es originario, en un acto realizado en la Reserva Natural Divisadero Largo, en las afueras de la ciudad de Mendoza. El nuevo billete será distribuido progresivamente y coexistirá con los otros del mismo valor actualmente en circulación.

Tras el hornero ($1000) y el guanaco ($20), que llegaron en 2017, y la ballena franca austral ($200) y el yaguareté ($500), en curso legal desde 2016, el cóndor completa la familia de los animales más representativos de nuestro país.

Es una ocasión para recordar también que que en las provincias de Mendoza, Salta y Jujuy, se viene denunciando desde hace tiempo el envenenamiento de cóndores, donde puesteros utilizan agrotóxicos como el carbofurán, un peligroso pesticida al que algunos ganaderos le encontraron una “nueva” función: eliminar animales predadores como zorros y pumas, pero que afecta a los cóndores que bajan de las alturas para alimentarse de estos, ya que son aves carroñeras. También mueren por comer animales que fueron cazados y llevan adentro los perdigones de plomo de las balas, lo que envenena su sangre.

El cóndor es el ave no marina más grande del planeta, puede crecer hasta una altura de 142 cm y 330 cm de envergadurano tiene subespecies, su nombre proviene del quechua Kuntur. Es un ave grande, con plumas negras y blancas. A diferencia con la mayor parte de las aves de su estilo, el macho es más grande que la hembra. El vuelo del cóndor puede alcanzar grandes alturas. Usa las corrientes térmicas para llegar con facilidad a los 7.000 metros sobre el nivel del mar y planea por cientos de kilómetros.