Un grupo de trabajadores rurales dedicados a la esquila de ganado ovino participaron del Campeonato Mundial de Esquila “Golden Shears World Sheep Shearing & Wool Handling Championships”, que se realizó en Irlanda con el auspicio del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación.  

Los Trabajadores rurales viajaron con el propósito de promocionar la metodología de trabajo propuesta por el PROLANA, un programa destinado a potencia la producción ovina en la Argentina. Se trata de la primera participación de nuestro país en un certamen de estas características.

Esta práctica apunta a alentar una mejor esquila, clasificación, acondicionado y precio de la lana; así como también premiar, reconocer y jerarquizar el trabajo del esquilador.
Desde el gobierno nacional, a través de la instrumentación de políticas públicas como el PROLANA, se brinda promoción para la generación de empleos e ingresos genuinos a nivel territorial, arraigo rural, contribuir a la seguridad alimentaria y posibilitar el acceso a los mercados a los pequeños productores ovinos.

En este sentido, el subsecretario de Ganadería, Jorge Dillon expresó que “la experiencia de darles la oportunidad a nuestros hombres de campo a que se encuentren con otros productores laneros del mundo, sirve para alentar al buen trabajo de esquila y acondicionamiento de nuestra lana argentina”.

“Este tipo de prácticas permiten mejorar el programa y brindar gestión de calidad para todos, empezando por los trabajadores rurales”, puntualizó Dillon. Los representantes de la delegación argentina fueron Cristian Morales, Campeón Nacional PROLANA de Esquila, especializado en esquila a tijera mecánica; Pablo Barrera, instructor de esquila PROLANA representante de esquila a tijera manual. Y Ariel Aguirre, coordinador PROLANA Chubut, que participó como acondicionador y clasificador de lanas.

Cristian Morales, pequeño productor de Carmen de Patagones, provincia de Buenos Aires, ferviente defensor del método de esquila desmaneada (técnica Tally-Hi), un recurso para elevar la calidad de las lanas argentinas, destacó que “para cualquier esquilador de nuestro país, participar de un certamen como este, es una recompensa, algo que en mi caso pude experimentar gracias al apoyo del Ministerio de Agricultura”.

Por su parte, Ariel Aguirre reflexionó que “PROLANA está a punto de cumplir 20 años y es momento de dar un salto de calidad, porque muchas de las cosas que buscamos lograr, ya las logramos”.

En ese el Coordinador destacó la importancia de haber participado de Golden Shears, porque: “Nos permitió contactarnos con países que son fuertes competidores, y esto es para nosotros una manera de revalorizar nuestro trabajo y nuestra idiosincrasia como productores”.

Finalmente, Pablo Barrera destacó la importancia de ser parte de esta experiencia y señaló que “tenemos que revalorizar nuestro trabajo y tratar de que nuestros jóvenes amen este trabajo como lo hacemos nosotros. Para nosotros es un modo de vida en el que formamos una familia, criamos nuestros hijos, y les enseñamos a querer nuestro trabajo”.

 

Fuente: Noticias Agropecuarias