Krabbe resiste. No quiere integrar esa larga lista de puntos que desaparecen del mapa. Diez niños y dos maestras rurales se oponen al olvido; quieren recuperar este lugar en el mundo para que continúe siendo un paraje vivo y en movimiento. Krabbe llegó a tener 750 habitantes en la segunda mitad del Siglo XX. Hoy son cuatro habitantes los que han quedado en este sueño.

La Escuela N° 10 es el eje del paraje. Allí todos los días llegan alumnos de hasta 30 kilómetros de distancia, a caballo, en tractor, como sea. María Elizabeth Fernández y Claudia Costen, las maestras, hacen su trabajo con pasión y compromiso patrióticos. Sola y en la más silenciosa soledad, esta Escuela es un faro de cultura y civilización. Es la única institución que ha quedado, además de ser el último edificio activo.

La ONG Proyecto Pulperia lanzó una Campaña para equipar la escuela y crear una biblioteca comunitaria para darles a los niños la posibilidad de tener mejores herramientas culturales y tecnológicas. Una escuela que cierra nunca más abre, un paraje que se queda sin habitantes, tampoco vuelve a ser habitado. Por eso es que resulta tan importante contener y ayudar a esta escuela que es la que permite a Krabbe seguir con vida.

Atrás quedaron los años en donde había un hospedaje, almacén de ramos generales, un club y una fábrica de quesos. Hoy Krabbe no tiene luz eléctrica ni ningún otro servicio. Este es el presente que necesitan –necesitamos- cambiar porque la causa Krabbe es un compromiso de todos.

Por eso la ONG Proyecto Pulpería, preocupada por el destino de tantos pueblso ya parajes, invitar a participar en esta recuperación, donando algunos de estos elementos: libros de ficción y cultura general, literatura infantil y juvenil, textos escolares actuales, dos televisores, un reproductor de DVD, una notebook, películas y DVD´s con contenidos educativos y artísticos, una cámara digital, un proyector, un micrófono, un equipo de audio, material educativo para PC, juegos didácticos para el Jardín, estanterías, juegos para el patio, botiquín de primeros auxilios, conexión a Internet, un microscopio y material para formar un laboratorio, útiles escolares, materiales para educación física, materiales para actividades plásticas.

Al mapa lo hacen estos pequeños parajes que contienen nuestra cartografía. No dejemos que el abandono insinúe una victoria más. Apoyemos a estos niños que quieren seguir soñando con permanecer en su lugar en el mundo, donde el viento, el sol y los pastizales se funden en ese horizonte pampeano indomable; donde la soledad es una compañía y los caminos arriman la esperanza de un futuro mejor.

 

Consultas e información:

Asociación Civil Proyecto Pulpería

Correo: info@proyectopulperia.com.ar

Facebook:www.facebook.com/elproyectopulperia Twitter: @proyecpulperia

Teléfono 011-155-121-1664