Chaco cedió las tierras del Parque Nacional El Impenetrable a la Administración Nacional de Parques Nacionales, de esta forma, esta área de bosque nativo chaqueño forma parte de los territorios naturales protegidos de nuestro país. Ahora se espera que se inicie el “Master Plan” para que se potencie El Impenetrable como un foco de desarrollo turístico y de las economías regionales.

El Parque Nacional El Impenetrable es el más jovén de nuestro país. Con sus 130.000 hectáreas es uno de los más grandes y supone para Chaco el comienzo de una nueva etapa en cuanto al turismo y su economía social.

“Este convenio nos dará la posibilidad de que el Chaco tenga una alternativa más en materia turística, que además significa crecimiento para los pueblos de la región”, declaró el Intendente de Resistencia, Jorge Capitanich.

Se creó a partir de la Ley 26.996, sancionada el 22 de octubre de 2014 y promulgada el 31 del mismo mes. El Impenetrable tiene una biodiversidad única en nuestro país, lugares maravillosos y áreas virgenes que han permanecido así desde hace cientos de años. La flora y la fauna que se concentra allí lo vuelve uno de los territorios más especiales de nuestro mapa nacional. Es la entrada a un mundo nuevo. 

Está ubicado en el norte de Chaco, allí se encuentran algunas especias emblemáticas como el tapir, el oso hormiguero, el pecarí, el tatú carreta y el yaguarté. Después de Misiones, habitan aquí la mayor variedad de aves del pais. El Parque Nacional supone la conservación del bosque chaqueño nativo, que en estos años ha sufrido la devastación del desmonte por la avaricia del hombre para volver productivas estas áreas que son habitats de miles de espacies. La soja acecha al Parque.

Las 130.000 hectáreas que conforman el Parque tienen una particular historia, teñida de sangre y polémicas. Se trataba de la Estancia “La Fidelidad”, de Juan Born. Históricamente se realizó la ganadería, pero al comenzar los años 70 fue adquirida por los hermanos Luis y Manuel Roseo, quienes se dedicaban a la industria téxtil, y poca experiencia tenían en el manejo de un campo de tanta extensión. Tal fue la inexperiencia que compraron 3000 ovejas y las soltaron en la interminable extensión de la estancia. Pensaron que se iban a juntar y no vieron la necesidad de alambrar la estancia. A los pocos días, las ovejas desaparecieron en el bosque. 

“La Fidelidad” nunca rindió frutos. Es una tierra no apta para el manejo del hombre que no llega a comprender la importancia de dejar todo tal cual está. En 1984 muere Luis Roseo y queda como único dueño su hermano Manuel, quien no había tenidos hijos reconocidos. Las deudas lo agobian. El campo era una mina de oro para los inescrupulosos que sabían que podían tener monte productivo y madera casi en forma inagotables. En enero del 2011, Manuel y su cuñada Nelly, ambos ya ancianos en un hecho que nunca ha sido escalrecido, son asesinados, aparentemente por una organización delictiva de escribanos, abogados y empresarios que habían vendido en forma ilegal a multinacionales sojeras enormes terrenos de la estancia sin el consentimiento de Manuel, a la sazón unico dueño de “La Fidelidad” 

La historia reciente es que en el año 2014 para poner fin a todas estas historias, el gobierno nacional expropió las tierras y inició los trámites para convertirlas en el actual Parque Nacional El Impenetrable. Los descendientes de los dueños de la estancia le reclaman al estado el pago de una indemnización. 

Con la cesión de estas tierras a la Nación se estima que en corto plazo el Parque Nacional El Impenetrable estará listo para recibir a todos los interesados en conocer unos de los pocos lugares vírgenes que la naturaleza esconde en nuestro país. El bosque chaqueño es irresistible.