El poblado de Purmamarca, provincia de Jujuy, se quedó con el primer puesto del “Ranking Destinos 2017” de la comunidad digital Tripin, que fomenta destinos turísticos de la Argentina y realiza esta votación desde 2012.

Con 7.630 “me gusta”, la votación lo ubicó primero seguido por la ciudad de Necochea (Buenos Aires) y la cordobesa Mina Clavero, según el portal oficial de Tripin, que en el top 20 suma también a San Salvador de Jujuy (6º), Tilcara (15º) y Humahuaca (17º).

Los 20 primeros lugares son:

1 – Purmamarca, Jujuy.
2 – Necochea, Buenos Aires.
3 – Mina Clavero, Córdoba.
4 – Villa de Merlo, San Luis.
5 – El Bolsón, Río Negro.
6 – San Salvador de Jujuy.
7 – Las Grutas, Río Negro.
8 – El Trapiche, San Luis.
9 – Villa La Angostura, Neuquén.
10 – Chilecito, La Rioja.
11 – Carhué, Buenos Aires.
12 – Belén, Catamarca.
13 – Santa Rosa de Calamuchita, Córdoba.
14 – Potrero de los Funes, San Luis.
15 – Tilcara, Jujuy.
16 – Monte Hermoso, Buenos Aires.
17 – Humahuaca, Jujuy.
18 – Salta.
19 – Puerto Iguazú, Misiones.
20 – Concepción del Uruguay, Entre Ríos.

Purmamarca, incluida este año en el programa del país “Pueblos Auténticos“, es un poblado que data de principios del siglo XVII y que con unos 900 habitantes está ubicado a tan sólo 65 kilómetros al norte de San Salvador de Jujuy y a unos 2.190 metros sobre el nivel del mar.

El cerro de los siete colores y la belleza de los cerros “rojos” del Paseo de los Colorados forman parte del recorrido obligado para todos los que llegan a visitar la zona.

Al igual que en la mayoría de los destinos de la Quebrada, allí se realizan diversas celebraciones, como las honras a la Pachamama o el culto a los difuntos, entre otras tradiciones.

En el centro del poblado se encuentran una plaza en la que los purmamarqueños levantan día a día una feria de productos artesanales, vasijas, alfombras confeccionadas en telares, ponchos e instrumentos musicales; destacados por poseer características propias de la región.

A poco de convertirse en un pueblo peatonal, en el marco de un proyecto en provecho de la arquitectura de sus estrechas calles de piedra, Purmamarca espera a los visitantes con más de 1.000 plazas disponibles, además de unos 42 establecimientos gastronómicos.