La clásica y vieja chata rural, el domador de los caminos rurales, el “Rastrojero” volverá a fabricarse en Rosario, pero esta nueva versión tendrá un motor eléctrico japonés, bajo costo operativo y una capacidad de carga de hasta una tonelada. El Rastrojero fue un vehículo que construyó identidad y creó un vinculo muy fuerte con la familia rural que se trasladó por varias generaciones.

“Estamos trabajando desde hace 6 años, es inevitable, no hay marcha atrás: ya se está desarrollando el diseño del chasis del nuevo Rastrojero. La idea es fabricar esta camioneta en una planta del cordón industrial rosarino”, comentó a la prensa Carlos Ptaschne, empresario e impulsor del proyecto.

Ptaschne nació en la localidad bonaerense de Los Cardales y hace seis años tiene una obsesión: revivir el Rastrojero para que vuelva a transitar por los caminos rurales. El “Rastrojero Eléctrico Amperión“, como se llama esta nueva versión del mítico utilitario, se está desarrollando con un equipo de ingenieros y recibe el aporte de un un grupo de pequeñas y medianas empresas de capitales argentinos.


Maqueta del nuevo Rastrojero.

“Este nuevo Rastrojero tiene el mismo objetivo que el creado hace 66 años: la economía. Ése es el concepto con el cual el rastrojero se hizo popular, con un bajo costo operativo y la facilidad de compra. El nuevo Rastrojero será un utilitario liviano, básico, robusto, durable, simple, sin grandes lujos, pero con el confort necesario para trabajar todo el día”, resumió el empresario.

“Se fabricará con doble tracción o con tracción trasera, en todos los casos impulsado por motores eléctricos japoneses cuya calidad es muy superior a lo que se conoce hoy en el mercado”, agregó Ptaschne. “Las primeras unidades tendrán una capacidad de carga de 650 kilos y luego, a medida que la baterías de litio tengan más desarrollo, llegaremos a una tonelada de peso”, explico. El Rastrojero Eléctrico Amperión desarrollará una velocidad de 115 a 120 kilómetros por hora.

El vehículo se construirá en Rosario, el lugar no fue elegido al azar, para Ptaschne esta ciudad tiene características que la hacen única para desarrollar el Rastrojero del siglo XXI. “Rosario tiene mano de obra calificada, mucha juventud capacitada y un parque metal-mecánico ideal para montar una industria de este tipo”, señaló.

En la década del 70 de cada diez camionetas diesel que se vendían en el país, ocho eran Rastrojero. Se trató de un ícono de la industria automotriz de nuestro país. Fue fabricada por Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado (IAME) en 1952 bajo un diseño del ingeniero aeronáutico Raúl Gómez. Su nombre se explica por su versatilidad en transitar por terrenos con restos de cosecha, rastrojo.

“Cuando la gente vea lo que rinde un motor eléctrico quedará asombrada. Son fantásticos, no se rompen, son eficaces y muy potentes. Es lo que se viene”, concluyó Ptaschne. Las primeras unidades del “Rastrojero Eléctrico Amperion” saldrán a la venta en 2025.