Luego de que un relevamiento detectara la presencia de 11 tipos distintos de agroquímicos en verduras, hortalizas y frutas que se venden en comercios de Rosario, y de que un abogado de la ciudad presentara un amparo ante la justicia federal y provincial para que el Estado garantice “el debido control de los alimentos que se consumen en nuestro medio”, desde el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) descartaron que ese organismo sea el encargado de establecer obligaciones respecto al manejo y venta de agroquímicos y apuntaron contra el Estado provincial.

El organismo nacional salió a contestarle a la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (Assal), que había centrado en el Senasa la responsabilidad de controlar la utilización de agroquímicos por parte de los productores primarios de verduras y frutas.

El Senasa no establece obligaciones respecto al manejo de los plaguicidas: registra y aprueba los productos para que los productores puedan trabajar, con límites máximos de residuos y días de carencia. Pero no establece obligaciones respecto a ese manejo porque atrás de eso hay normativa provincial”, declaró Paola Scalise, supervisora de inocuidad vegetal de Senasa del centro regional Santa Fe, a La Capital, y que “en Santa Fe eso le corresponde al Ministerio de la Producción que es el que verifica”.

Lo cierto es que muestras de rúcula, pimiento, lechuga, apio, tomate, puerro, espinaca, zanahoria, frutilla y manzana tomadas de dos verdulerías (una del centro y otra de zona norte) detectaron la presencia de agroquímicos en el 75% de los elementos analizados.

Scalise también disparó contra la provincia en lo referente al control sobre el mercado de venta de agroquímicos, una función que, según puntualizó, corresponde al Estado santafesino según establece la ley 11.273. “Hay que controlar que las recetas de venta de agroquímicos vengan amparadas por un ingeniero agrónomo, porque si esta fiscalización la hiciera el productor estaría obligado a informarse”.