El trabajo del “payamédico” o “payaso de hospital” será incorporado al sistema de salud de la provincia de Buenos Aires como “medicina complementaria con el fin de llevar alegría a niños enfermos internados en hospitales, sus familias y al personal médico y no médico” y para cumplir esa tarea estas personas deberán utilizar como lenguaje e instrumento principal el arte clown, según una ley aprobada por el Senado bonaerense.

La iniciativa, impulsada por el diputado del FPV Darío Golía, está inspirada en el médico estadounidense Hunter Adams, más conocido como “Patch” Adams.

El texto de la norma, promulgada bajo el decreto 533, establece que “cada Servicio de Terapia Pediátrica deberá contar con un servicio de especialistas en el arte de clown o payasos hospitalarios“.

En su artículo segundo la ley señala que “se entenderá por Payaso de Hospital aquella persona especialista en el arte de clown que de acuerdo a la Autoridad de Aplicación reúna las condiciones y requisitos para el desarrollo de su tarea“.

La ley aclara que los “payamédicos”, que prestarán un servicio social y percibirán honorarios como cualquier trabajador formal, no necesariamente deben ser médicos. Asimismo, expresa que “el Poder Ejecutivo, a través de la Autoridad de Aplicación, determinará los requisitos y condiciones de los especialistas del arte del clown para el desarrollo de sus tareas, así como la categorización de los Hospitales Públicos Provinciales y/o Municipales en los que se los requiera”.

La capacidad de la risa mejora el acto médico y esto ha sido científicamente demostrado cuando se descubre que el cortex cerebral libera impulsos eléctricos negativos un segundo después de comenzar a reír, cuando nos reímos el cerebro emite información necesaria para activar la secreción de encefalinas, que poseen propiedades similares a la morfina con capacidad de aliviar el dolor“, explicó Golía al fundamentar la ley.