Por Leandro Vesco / Fuente: Télam

La historia del tambo La Resistencia es una decisión terca contra el ahogo económico, el desamparo y los intereses inmobiliarios, que lo pusieron al borde del desalojo en la zona rural del conflictivo barrio Nuevo Alberdi de Rosario, escenario de la miltancia, la organización y el narcotráfico.

Oscar Licera hace más de 30 años que se dedica al tambo. Sabe lo que es el desafío. Junto a los integrantes del grupo social Movimiento Giros trabaja duro en esta geografía caliente de la provincia de Santa Fe.

“Apenas puedo creer lo que hoy estamos haciendo. Hasta hace unos años todo era puro sacrificio, llevar la leche en contenedores a pie y en medio del barro y venderla al precio que querían los compradores. Después nos quisieron desalojar pero con Juan Monteverde acá estamos, en plena producción y con muchos proyectos”, evoca pasado y presente.

El tambo produce más de 900 litros diarios, dulce de leche y queso. Cada mes producen 80 kilos de dulce, 260 de mozzarella, 200 de reggianito, 250 de quesos saborizados y 45 de provoleta, que se comercializan a través del Distrito Sie7e, el bar cultural del Movimiento Giros, pero también con pedidos a domicilio y el emprendimiento Misión Antiinflación.

De Misión Antiiflación participan 600 hogares rosarinos para ahorrar hasta un 40 % respecto de los valores de mercado. Grupos de tres a cinco familias hacen una compra mensual a través de la web y retiran los productos más baratos en los mercados de acopio.

“Con un pequeño gesto organizativo, un cambio de hábito en los consumidores y redes, se pueden eliminar a los intermediarios. Aunque sea impensable el capitalismo mundial sin hipermercados, demostramos que así podemos bajar precios en un 40 por ciento”, calcula Licera.