Texto y fotos: Horacio Ortiz

El paisaje rural bonaerense ya no ofrece esa postal difundida de ovejas pastando en un verde inmaculado. Múltiples circunstancias fueron diezmando el ganado que formaba esa postal: las ovejas de raza Lincoln, que casi desapareció de la llanura pampeana.
La Reforma es una cabaña de Ayacucho dedicada desde principios del siglo pasado a la producción de ovinos de esa raza, la que siguió produciendo y mejorando sus rodeos, mientras las majadas se diluían en cruzamientos con otras de lana fina o marchaban en masa a los frigoríficos.
La pasión por los lanares ha sido el hilo conductor de una historia de vida de la familia a partir de que en 1903, Manuel Salvador Zeberio se iniciara en la actividad ovina y fuera sucedido por otras tres generaciones que en todos estos años han luchado sin pausa hasta lograr la mejor genética de la raza Lincoln del país y la majada más numerosa de pedigree del mundo. “Está en Argentina y está en Ayacucho”, dice con orgullo Salvador, el mayor de los cuatro hermanos al que le siguen Santiago, Silvano y Clementina, administradores de la estancia cuyo casco asoma a la vera de la ruta 74, en la que también crían toros de raza Shorthorn y Angus.

Subtítulo. Sobreviviendo.  

En el casco de La Reforma, Graciela recibe a El Federal. Llama a sus hijos, que están en los corrales con hacienda encerrada. Aunque es la tarde de un sábado recibieron a productores llegados para comprar toros y deben sacar semen a uno de estos reproductores. No hay pausa. La permanencia de los muchachos en el campo junto con su madre es fundamental para los quehaceres del lugar, sobre todo para las ovejas en parición. Mientras preparan alguno de los ejemplares que en breve expondrán en Palermo, Zenón, el hijo mayor de Salvador, demuestra a sus 10 años la destreza en el manejo de los carneros y una pasión por los ovinos en lo que será la quinta generación. “Aunque hoy parezca muy grande, teniendo en cuenta las majadas que había hace 50 años, la nuestra nunca fue muy numerosa”, cuenta Salvador. “Tenemos en la actualidad una majada de 1.000 vientres destinada a la producción de lana y carne, además de los productos de la cabaña”.
La partida de Salvito -el padre de los cuatro criadores-, a sus 44 años, le abrió la traquera a un momento complejo que los hermanos usaron para reforzar la vocación rural y la unidad familiar. Mucha de esa fuerza conjunta salió de Graciela, quien había dejado su empleo en Entel y la comodidad de una casa en la ciudad de Ayacucho para radicarse en el campo junto con el padre de sus cuatro hijos. Se le quiebra la voz al recordar que cuando murió Salvito sus hijos tenían entre 4 y 15 años. Era, para colmo, la mitad de los años 90, la peor de las últimas décadas argentinas para el agro, que se tragó casi de un bocado las majadas. Los Zeberio, su historia y su sapiencia, hicieron lo que pocos: sobrevivir de pie. 

Subtítulo. La raza todo terreno

Salvador rechaza la idea de que el actual prototipo Lincoln sea un animal débil y de escasa rusticidad, algo que suele adjudicarse a la raza, pero que ya es, dice, parte del pasado. “Es rústica y productora de lana y carne. Lo que ocurre es que durante la Segunda Guerra Mundial la exportación de lana tuvo destino para la indumentaria que usaban los soldados. Entonces, Estados Unidos empezó a hacer animales que produjeran mayor cantidad de lana y eso les restó un poco de rusticidad. Pero ya no sucede eso y está demostrado por que al momento de la señalada, la cantidad de corderos supera el ciento por ciento, lo cual indica que crían más de un cordero por madre”, aclara.
Aquella desventaja de rentabilidad que en otros tiempos fue el factor central para la eliminación de las majadas, aparece hoy diluido. “La cantidad de animales que hay al momento de la señalada supera el cien por cien, lo cual indica que tenemos más de un cordero por madre. Estamos en un volumen de peso de lana que oscila entre los siete y nueve por oveja por año, mientras que un cordero que nace en agosto y es esquilado en noviembre está dando alrededor de dos”. 

Subtítulo. Salir del corral.

Estados Unidos, Australia, Canadá, Nueva Zelanda e Inglaterra, que es el país de origen de la raza, son las naciones donde hay una presencia más o menos importante de la Lincoln. Estos lanares se tienen una fibra mucho más gruesa y pesada que las demás razas ovinas. Además, tienen la cara cubierta de lana, lo mismo que las patas y manos hasta las pezuñas. Esto hace que en el invierno se les deba pelar la parte frontal, pues la lana que crece se extiende sobre los ojos.
Los Zeberio intercambian carneros con alguna de las 18 asociaciones de Lincoln estadounidenses. Así lograron ampliar el horizonte de crecimiento en genética cuando quedaron solos en el panorama de criadores locales. Con los años, han conseguido ejemplares de mayor alzada que producen mucho más peso del producto por esquila y mayor cantidad de kilos de carne, cualidades que lo ponen al tope cuando los comparan con otras producciones rurales y hasta con otras razas lanares.
Tanto trabajo y tan atenda preocupación por lso detalles entrega sus logros: La Reforma ganó 15 grandes campeones en Palermo. “Estamos presentes en las exposiciones de General Madariaga, Dolores, Tres Arroyos, Benito Juárez, tenemos ventas particulares a General Borrego a Olavarria y clientes de más de cincuenta años que siguen viniendo a comprar carneros”, dice Santiago, y aclara que las fronteras de la raza empiezan a desaparecer: el año pasado vendieron ovejas al Paraguay. “Fuimos a verlas y comprobamos que se han adaptado muy bien al ambiente. Por eso nos quieren seguir comprando”, se alegra.
Despojados de todo fanatismo, los Zeberio también hacen agricultura y aclaran que su vocación ovina pasa no sólo por la pasión, sino también por una cuestión de justicia. “Intentamos que a la oveja se le reconozca la importancia en el desarrollo social y cultural que tuvo en la provincia de Buenos Aires, cuando en todo campo había una majada. Es una actividad alternativa muy eficiente que puede alternar perfectamente con la agricultura u otras explotaciones ganaderas”.