Las malas noticias siguen sucediendose en el Zoológico Provincial de Mendoza. Una nueva muerte se produjo en las últimas horas y ya suman quince los animales sin vida en un lapso de menos de un mes. Este nuevo deceso, sin embargo, no tiene relación con los demás, cuyas causas aún no se pueden determinar.

Según informaron desde la dirección del establecimiento, se trata de una llama que fue hallada este fin de semana en condiciones críticas en la zona del jirafario. “De inmediato el cuerpo médico veterinario fue avisado y atendieron al animal, que a las pocas horas murió”, anunciaron. Según determinaron los especialistas, el animal ingirió un envoltorio plástico, el cual se encontraba en su estómago.

Debido a ello, la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial realizó una reunión de carácter urgente para evaluar nuevas formas de trabajo y coordinar mayores medidas de seguridad para el paseo, es que en las últimas semanas el lugar se ha convertido en un sitio peligroso para animales, cuando debiera ser lo opuesto. 

Por otro lado, también se informó que ya se encuentran los primeros resultados provisorios de dos de los animales fallecidos. En los próximos días se dará a conocer los detalles del tema.

Entre las primeras medidas, el Secretario de Ambiente, Humberto Mingorance, en conjunto con la directora del Zoológico, Mariana Caram, anunciaron que reforzarán el control de seguridad con la incorporación de personal de la Policía de Mendoza a las rondas de vigilancias nocturnas y durante los horarios de visitas públicas. Además quedará terminantemente prohibido el ingreso con bolsas plásticas y juguetes al paseo, por lo que se le pide al público que sea precavido con los alimentos que paseen por el lugar.

También, desde la Secretaría se puso en marcha un plan para realizar reformas en la cartelería y reforzar la concientización a los visitantes para el cuidado de los animales, entre otras medidas. Acaso la mejor desición sea reubicar los animales a sus habitats originales, de esa forma no correrían más peligro. Estar cerca de los hombres ha sido perjudicial para ellos