Un zoológico menos significa una vida más digna para muchos animales. Los guanacos fueron los últimos en irse, trasladados a una reserva en la zona de Salinas del Diamante en Mendoza. De esta manera el Zoológico de San Rafael quedó sin animales, con toda su población trasladada a santuarios naturales.

El predio quedó con sus jaulas vacías. El zoológico que había sido pensado como un lugar en donde los animales podrían caminar y convivir en libertad entre los humanos, terminó siendo un zoológico con animales encerrados y muchos de ellos en mal estado de salud. “Acompañé cada uno de los traslados y me aseguré in situ que todos fueran felices en sus nuevos hogares”, declaró a la prensa Josefina Mazzini, miembro de Cultura Animal, una ONG que trabajó estos últimos dos años en lograr lo que hoy es un hecho: el cierre del zoológico y el traslado de todos sus animales a reservas y santuarios naturales.

Según se informó desde la Municipalidad de San Rafael, el predio ahora será un parque camping administrado por agrupaciones tradicionalistas. Los traslados de los animales fueron progresivos pero constantes. La mona capuchina “Panchi” fue liberada el 15 de diciembre de 2014 a una reserva en Córdoba donde voluntarios del todo el mundo trabajan para el bienestar de los monos.  Luego fueron trasladados los ciervos, tortugas de agua, los burros, los jabalíes y docenas de aves de rapiña.

No queremos más zoológicos en San Rafael. Tenemos reportes de los lugares donde los recibieron que nos dicen que están muy bien y que no tuvieron ningún problema de adaptación”, comentó el intendente, Emir Félix, y, tarde reconoció que “los animales están más felices ahora”.

El Jefe Comunal explicó que hacía dos años que habían decidido el cierre del Zoo. “Muchos lugares de Argentina nos llamaron para imitar la iniciativa”, afirmó el político.

Los tiempos de la política no son humanos, ni tampoco animales. Ya en el año 2011 los concejales habían aprobado un proyecto de reestructuración que proponía convertirlo en una granja educativa, con huerta orgánica. Pero esto jamás se llevó a la practica. En Mendoza los zoológicos son muy polémicos, el mal trato animal ha sido muy grande.

El Zoológico de Mendoza (capital) está cerrado ya que nadie puede explicar cómo más de 70 animales murieron en causas extrañas, que van desde disparos de armas de fuego hasta pasto contaminado con agrotóxicos. La polémica creció cuando se supo que las autoridades iban a rematar animales. Los proteccionistas denunciaron que los animales rematados irían a parar al tráfico clandestino de especies o a cotos de caza. El pasado 3 de Julio murió el Oso polar Arturo, encerrado en una jaula apenas refrigerada.

La situación caótica del zoo de Mendoza derivó en el aceleramiento en el proceso de que muchos zoológicos del país de convirtieron en Ecoparques, como el de la Cuidad de Buenos Aires, proceso que se está acrecentando en todo el país.